Estado de la calidad de la prestaci√≥n de cuidados nutricionales a los ni√Īos atendidos en el Hospital Pedi√°trico ‚ÄúJuan Manuel M√°rquez‚ÄĚ, de La HabanaJustificaci√≥n: Existe inter√©s por conocer c√≥mo se conducen los procesos de cuidados nutricionales en el ni√Īo hospitalizado. Material y m√©todo: El estado actual de los cuidados nutricionales en el Hospital Pedi√°trico ‚ÄúJuan Manuel M√°rquez‚ÄĚ (La Habana, Cuba) se estim√≥ mediante la ENH Encuesta de Nutrici√≥n Hospitalaria conducida con 157 ni√Īos ingresados en Enero del 2008. Resultados: La frecuencia de desnutrici√≥n hospitalaria fue del 24.2%. La desnutrici√≥n se registr√≥ como un diagn√≥stico independiente en solo el 1.9% de las historias cl√≠nicas revisadas. El ni√Īo fue tallado y pesado al ingreso, pero el ejercicio de evaluaci√≥n nutricional se complet√≥ en poco m√°s de la mitad de ellos. Los enfermos con 15 (o m√°s) d√≠as de hospitalizaci√≥n fueron pesados prospectivamente. La Alb√ļmina s√©rica se determin√≥ en menos de la quinta parte de los encuestados. El Conteo de Linfocitos no se utiliz√≥ en la evaluaci√≥n nutricional. El 14.7% de los encuestados llenaba alguna de10 indicaciones de intervenci√≥n nutricional (mediana de las subcategor√≠as; rango: 1.3 ‚Äď 82.2%), pero la Nutrici√≥n artificial se administr√≥ a solo la tercera parte de ellos. El 85.7% de los ni√Īos con la v√≠a oral suspendida, y el 83.3% de aquellos con ¬≥ 5 d√≠as de una cirug√≠a importante estaban intervenidos nutricionalmente, a pesar del n√ļmero de ellos. Ninguno de los pacientes con ayunos ¬≥ 5 d√≠as, o insuficiencia org√°nica cr√≥nica, estaba intervenido nutricionalmente. Conclusiones: Los equipos m√©dicos fallan en identificar, tratar y, en √ļltima instancia, prevenir la desnutrici√≥n hospitalaria. Se requieren con urgencia programas de intervenci√≥n nutricional y metab√≥lica para reeducar a los involucrados en los cuidados nutricionales para que desempe√Īen satisfactoriamente los roles esperados, en aras de preservar las tasas gen√©ticamente determinadas de crecimiento y desarrollo del ni√Īo enfermo.
Rafael Domínguez Jiménez, Rafael Jiménez García, Sergio Santana Porbén, Lázaro Alfonso Novo
 PDF
 
Desarrollo de una Unidad Pedi√°trica de Nutrici√≥n Enteral siguiendo las pautas para la creaci√≥n de grupos de apoyo nutricionalEn este trabajo se describe el dise√Īo y la actuaci√≥n de la UPNE Unidad Pedi√°trica de Nutrici√≥n Enteral anexa al Servicio de Gastroenterolog√≠a del Hospital Pedi√°trico Universitario ‚ÄúJuan Manuel M√°rquez‚ÄĚ (La Habana, Cuba) para la conducci√≥n de esquemas de Nutrici√≥n enteral a los ni√Īos hospitalizados en riesgo de desnutrici√≥n. La estructura, organizaci√≥n y funcionamiento de la UPNE se modelaron a partir de los principios elaborados por el GAN Grupo de Apoyo Nutricional del Hospital Cl√≠nico-Quir√ļrgico ‚ÄúHermanos Ameijeiras‚ÄĚ (La Habana, Cuba), verticalizado en la atenci√≥n de adultos. Los resultados alcanzados con la UPNE se ilustran mediante la evoluci√≥n de 415 ni√Īos atendidos entre 2000-2004, comparada con la de 395 ni√Īos no sujetos a Nutrici√≥n enteral. La intervenci√≥n de la UPNE result√≥ en un acortamiento de la estad√≠a hospitalaria, un menor n√ļmero de d√≠as de antibioticoterapia, y consumo disminuido de antibi√≥ticos y complementarios de laboratorio. Conclusiones: Es posible aplicar los principios del trabajo-en-equipo propuestos por el GAN del Hospital ‚ÄúHermanos Ameijeiras‚ÄĚ en el desarrollo de UPNE dentro de hospitales pedi√°tricos, a fin de favorecer la evaluaci√≥n integral y temprana del estado nutricional del ni√Īo, la r√°pida recuperaci√≥n nutricional, la disminuci√≥n de la morbilidad y la mortalidad del ni√Īo con alto riesgo nutricional, y la integraci√≥n de los directivos de salud al equipo m√©dico de trabajo, todo ello con vistas a mejorar la gesti√≥n cl√≠nico-gerencial hospitalaria.
Rafael Jim√©nez Garc√≠a, Eduardo Sagar√≥ Gonz√°lez, Ronoel Pe√Īalver Vald√©s, Roberto Alvarez Fumero, Rafael Dom√≠nguez Jim√©nez, Mar√≠a Elena Trujillo Toledo, Sergio Santana Porb√©n
 PDF
 
Sobre el estado de los grupos de apoyo nutricional en los hospitales de CubaIntroducci√≥n: La intervenci√≥n de la desnutrici√≥n hospitalaria (DH) y la provisi√≥n de cuidados alimentarios y nutricionales al enfermo conllevan la incepci√≥n y gesti√≥n de una organizaci√≥n multi-, inter- y transdisciplinaria dedicada exclusivamente a tales fines. El grupo de apoyo nutricional ha sido propuesto como tal organizaci√≥n. Objetivo: Presentar el estado corriente de los GAN que operan en los hospitales de Cuba. Dise√Īo del estudio: Encuesta multic√©ntrica, transversal. M√©todos: Se identificaron 11 hospitales que cuentan con un GAN. Los gestores del GAN respondieron una encuesta de 12 √≠tems sobre la estructura del grupo, los procesos implementados para la prestaci√≥n de cuidados alimentarios y nutricionales, y los resultados del GAN en las esferas asistencial, docente e investigativa. Resultados: El GAN est√° compuesto (como promedio) por 5 especialistas. El 47.5 % de estos especialistas trabajan en el GAN con dedicaci√≥n exclusiva, y el 48.5 % declar√≥ haber completado distintas formas de capacitaci√≥n en temas de Alimentaci√≥n y Nutrici√≥n. El 81.8 % de los GAN encuestados est√° encabezado por un m√©dico. El 72.7 % de los grupos dispone de un local propio. El 81.8 % tiene conexi√≥n a la red INFOMED, mientras que un 72.7 % cuenta con conexi√≥n propia a INTERNET. El 90.9 % de los GAN tiene instalado servicio de telefon√≠a local y larga distancia nacional (LDN), y el 81.8 % cuenta con un buz√≥n de correo electr√≥nico. El 90.9 % de los GAN encuestados cuentan con un protocolo/gu√≠a/manual para el diagn√≥stico/seguimiento/intervenci√≥n de los pacientes, as√≠ como con archivos y gabinetes para el almacenamiento/conservaci√≥n de las historias cl√≠nicas de los pacientes vistos por el grupo. El 54.5 % de los grupos cuenta con una base de datos computarizada para el registro de los datos colectados durante la intervenci√≥n nutricional en el enfermo, y las incidencias relativas a la misma. El 90.9 % de los GAN encuestados conduce un programa de alcance institucional de educaci√≥n continuada y capacitaci√≥n en Nutrici√≥n cl√≠nica y hospitalaria. Los GAN encuestados han atendido el 26.7 % de los ingresos hospitalarios reportados en el √ļltimo a√Īo de actividades. La tasa de administraci√≥n de los distintos ejercicios de la actuaci√≥n nutricional fue como sigue: Evaluaci√≥n nutricional: 93.5 %; Prescripci√≥n diet√©tica: 27.6 %; Suplementaci√≥n vitamino-mineral: 44.2 %; Nutrici√≥n enteral: 17.3 %; y Nutrici√≥n parenteral: 8.5 %; respectivamente. Las enfermedades respiratorias (12.1 % de los pacientes atendidos), los tumores malignos (26.0 %), y las enfermedades del Sistema Nervioso Central (10.0 %) fueron las 3 primeras causas de la actuaci√≥n del GAN. La actuaci√≥n del GAN fue menor en las enfermedades del coraz√≥n y los grandes vasos (16.1 %), la Diabetes mellitus (10.7 %) y el politraumatismo de elevada complejidad (3.3 %) que emergieron como las tres primeras causas de mortalidad dentro de la serie de estudio. La publicaci√≥n de las experiencias y los saberes acumulados en el desempe√Īo de los GAN hospitalarios es desigual de instituci√≥n a instituci√≥n. Conclusiones: La extensi√≥n, magnitud, ramificaciones y repercusiones de la DH obliga a la incepci√≥n y la gesti√≥n de organizaciones institucionales capaces de lidiar efectivamente con la misma. La estructura t√©cnica y documental del GAN hospitalario debe mejorarse para absorber una cuota mayor de asistencia. La adopci√≥n de alianzas con actores extrahospitalarios tambi√©n servir√° para que el GAN hospitalario alcance mayores cotas de efectividad asistencial. Se debe promover a la vez que proteger la labor investigativa de los GAN hospitalarios.
Sergio Santana Porbén
 PDF
 
Estado de la calidad de la prestaci√≥n de cuidados nutricionales a los ni√Īos atendidos en el Hospital Pedi√°trico ‚ÄúWilliam Soler‚ÄĚ, La Habana, CubaEn este art√≠culo se presenta el estado actual de la provisi√≥n de cuidados nutricionales a lo(a)s 240 ni√Īo(a)s encuestados en el Hospital Pedi√°trico ‚ÄúWilliam Soler Ledea‚ÄĚ (La Habana, Cuba) mediante la ENH Encuesta de Nutrici√≥n Hospitalaria conducida en Enero del 2007. La frecuencia de desnutrici√≥n hospitalaria fue del 30.0%, pero la desnutrici√≥n estaba registrada como un diagn√≥stico independiente en solo el 2.9% de las historias cl√≠nicas revisadas. El completamiento de los ejercicios de evaluaci√≥n antropom√©trica y bioqu√≠mica del estado nutricional fue insuficiente. Aunque el 12.5% de los enfermos encuestados (mediana de las frecuencias observadas en 10 subcategor√≠as; rango: 1.3 ‚Äď 86.7%) llenaba alguna indicaci√≥n de intervenci√≥n nutricional, las terapias de Nutrici√≥n artificial (Enteral/Parenteral) se administraron a solo el 4.8% de ellos. Se debe hacer notar que los pacientes con la v√≠a oral suspendida eran sujetos de intervenci√≥n nutricional, a√ļn cuando constituyeron el 1.3% del tama√Īo muestral; que el(la) ni√Īo(a) fue tallado(a) y pesado(a) al ingreso; y los enfermos con 15 (o m√°s) d√≠as de hospitalizaci√≥n fueron pesados prospectivamente. La desnutrici√≥n hospitalaria constituye un problema institucional de salud que los equipos b√°sicos de atenci√≥n fallan en identificar, tratar y en √ļltima instancia, prevenir. Se requieren con urgencia programas de intervenci√≥n nutricional y metab√≥lica que hagan √©nfasis en la re-educaci√≥n de los distintos actores involucrados en la provisi√≥n de cuidados nutricionales para que asuman, y desempe√Īen satisfactoriamente, los roles esperados dentro de este proceso, en aras de preservar las tasas gen√©ticamente determinadas de crecimiento y desarrollo del(la) ni√Īo(a) enfermo(a).
Lázaro Alfonso Novo, Sergio Santana Porbén
 PDF
 
Estado nutricional de los pacientes con c√°ncer de cabeza y cuello. Influencia sobre la respuesta al tratamiento quir√ļrgicoObjetivos: La asociaci√≥n entre la desnutrici√≥n y la ocurrencia de complicaciones post-quir√ļrgicas se estim√≥ mediante un estudio retrospectivo, anal√≠tico, conducido con 44 pacientes diagnosticados de c√°ncer de cabeza y cuello, y operados electivamente por el Servicio de Otorrinolaringolog√≠a, Hospital Cl√≠nico-quir√ļrgico ‚ÄúHermanos Ameijeiras‚ÄĚ (La Habana, Cuba), entre 1999 ‚Äď 2008. Material y m√©todos: El estado nutricional se determin√≥ mediante la ESG Encuesta Subjetiva Global. Se registraron las variables demogr√°ficas y cl√≠nicas del enfermo, el acceso enteral colocado con fines alimentarios, la ocurrencia de complicaciones en el postoperatorio, y la condici√≥n al egreso (Vivo/Fallecido). Resultados: La desnutrici√≥n afect√≥ a la cuarta parte de los operados. Las complicaciones se presentaron en la tercera parte de ellos. La frecuencia de fallecimientos fue menor del 5.0%. Se colocaron accesos enterales en el 90.9% de los enfermos. La sonda nasog√°strica fue preferida en el 95.0% de las instancias. Las complicaciones (mortalidad incluida) fueron eventos post-operatorios independientes del estado nutricional preoperatorio del enfermo. La mortalidad post-quir√ļrgica fue independiente del acceso enteral colocado. Discusi√≥n: La baja tasa de fallecimientos podr√≠a resultar de una mejor selecci√≥n del paciente, y/o la colocaci√≥n de accesos enterales en el transoperatorio, y la rehabilitaci√≥n temprana de la v√≠a enteral bajo la gu√≠a del GAN Grupo de Apoyo Nutricional que opera en la instituci√≥n. Se debe evaluar el impacto que sobre los indicadores de efectividad del Servicio tienen los procesos de cuidados nutricionales administrados al paciente con c√°ncer de cabeza y cuello que se opera electivamente.
Marlene Hidalgo Guerra, Arelys Pérez Cué, Sergio Santana Porbén
 PDF
 
Sobre el estado de los cuidados nutricionales en un hospital general universitario de la ciudad granmense de BayamoIntroducci√≥n: La tasa corriente de desnutrici√≥n en el Hospital General Universitario ‚ÄúCarlos Manuel de C√©spedes‚ÄĚ (Bayamo, Granma, Cuba) es del 44.2%. Esta tasa podr√≠a reflejar falencias y precariedades en la provisi√≥n de cuidados nutricionales al enfermo durante el ingreso. Objetivo: Describir el estado corriente de los cuidados nutricionales que se le ofrecen al enfermo atendido en el Hospital General Universitario ‚ÄúCarlos Manuel de C√©spedes‚ÄĚ (HGUCMC). Locaci√≥n de estudio: Hospital General Universitario ‚ÄúCarlos Manuel de C√©spedes‚ÄĚ (Bayamo, Granma, Cuba). Serie de estudio: Ochenta y seis pacientes (Hombres: 57.0 %; Edad promedio: 55.8 ¬Ī 15.9 a√Īos; Estad√≠a hospitalaria promedio: 13.0 ¬Ī 14.6 d√≠as) ingresados en el hospital entre los meses de Septiembre y Diciembre del 2018 (ambos inclusive). M√©todos: Las historias cl√≠nicas de los pacientes encuestados fueron auditadas en relaci√≥n con el reconocimiento de la presencia de trastornos nutricionales en el enfermo, la conducci√≥n de ejercicios de evaluaci√≥n nutricional, el uso de la v√≠a oral para el sost√©n del estado nutricional, y la prescripci√≥n de terapias nutricionales (suplementaci√≥n nutricional oral incluida). Resultados: El 23.3 % de los pacientes encuestados llenaba alguna de las 11 indicaciones para la implementaci√≥n de un programa especificado de terapia nutricional (mediana de las observaciones; rango de las observaciones: 12.8 % ‚Äď 46.5 %). Sin embargo, la tasa promedio de uso de las terapias nutricionales fue del 13.0 % (mediana de las observaciones; rango de las observaciones: 0.0 % ‚Äď 62.5 %). Conclusiones: La cuarta parte de los pacientes ingresados en el HGUCMC llena alguna indicaci√≥n para el uso de una terapia nutricional especificada. Sin embargo, apenas la d√©cima parte de ellos se beneficia de las mismas terapias. Se requiere la definici√≥n e implementaci√≥n de pol√≠ticas nutricionales de alcance institucional para remediar las falencias encontradas.
Julia Matilde Pupo Jiménez, Eduardo Valdés Bencosme
 PDF
 
Ivonne Chon Rivas, Daysi Chi Ram√≠rez, Roberto Le√≥n Gonz√°lez, Jes√ļs Blanco Bouza, Iv√°n Cuevas V√©liz, Alicia Rodr√≠guez Abascal, Nuria Mederos Alfonso, Carlos Roca Muchuli
 PDF
 
Alimentaci√≥n y nutrici√≥n en el ni√Īo con enfermedades oncohematol√≥gicasLa mortalidad asociada al c√°ncer es todav√≠a elevada en determinadas edades y grupos √©tnicos, a pesar de las tecnolog√≠as terap√©uticas disponibles, y las tasas incrementadas de supervivencia documentadas para algunos tipos de tumores. La mortalidad podr√≠a depender del tipo de tumor: en los pa√≠ses altamente industrializados se ha observado una disminuci√≥n progresiva de la mortalidad asociada a las leucemias, pero no as√≠ en los tumores s√≥lidos. En los pa√≠ses en v√≠as de desarrollo, con un insuficiente desarrollo t√©cnico-econ√≥mico, como Guatemala, donde la desnutrici√≥n afecta a m√°s del 50% de los ni√Īos reci√©n diagnosticados de c√°ncer, la mortalidad asociada a esta enfermedad suele ser mucho m√°s elevada. La relaci√≥n nutrici√≥n‚Äďc√°ncer ha sido discutida extensamente, lo que ha permitido establecer que el estado nutricional del ni√Īo enfermo de c√°ncer influye tanto sobre la morbilidad y mortalidad, como la calidad de vida. La desnutrici√≥n en el ni√Īo enfermo de c√°ncer es frecuente en los estadios avanzados, bien sea por lo invasivo del tratamiento citorreductor conducido, o la pobre respuesta al apoyo nutrimental. La alimentaci√≥n constituye la piedra angular del tratamiento del ni√Īo oncol√≥gico, y los equipos b√°sicos de atenci√≥n m√©dica deben ser educados en las Buenas Pr√°cticas de la prescripci√≥n diet√©tica. Se hace √©nfasis en la importancia de la Nutrici√≥n enteral personalizada, administrada y supervisada por los Grupos hospitalarios de Apoyo Nutricional. Finalmente, se avanzan intervenciones agresivas mediante accesos enterales para la infusi√≥n de alimentos modificados en consistencia y textura y/o nutrientes en aquellos pacientes en los que concurra el S√≠ndrome de caquexia-anorexia tumoral.
Rafael Jiménez García, Ricardo Cabanas Armadas, Raquel Fernández Nodarse, José Valdés Marín, Sergio Santana Porbén
 PDF
 
Acerca de una concepci√≥n pedag√≥gica para la formaci√≥n en Nutrici√≥n dentro de la residencia de Cuidados intensivosEn este ensayo se expone la concepci√≥n pedag√≥gica de la formaci√≥n en Nutrici√≥n del m√©dico residente en Cuidados Intensivos que se ha basado en la educaci√≥n en el trabajo como parte de la funci√≥n asistencial que √©ste desarrolla. La concepci√≥n pedag√≥gica se inscribe dentro del perfeccionamiento de la residencia en Cuidados Intensivos. El residente debe capacitarse para brindar un apoyo nutricional al paciente grave que sea adecuado e individualizado seg√ļn el estado corriente de salud, lo que supone la integraci√≥n y sistematizaci√≥n de contenidos nutricionales seleccionados a trav√©s del tr√°nsito por las etapas establecidas de ense√Īanza. Los contenidos nutricionales seleccionados deben propiciar la soluci√≥n de problemas asistenciales, a la vez que acercar al residente progresivamente al modo de actuaci√≥n profesional. A partir de los fundamentos de la concepci√≥n pedag√≥gica expuesta se ha dise√Īado una estrategia de implementaci√≥n mediante tres acciones estrat√©gicas, las cuales han llevado al redise√Īo del programa de la especialidad de Cuidados Intensivos, la reorganizaci√≥n del programa de capacitaci√≥n del colectivo pedag√≥gico de la especialidad de Cuidados Intensivos, y la implementaci√≥n de talleres de capacitaci√≥n. La factibilidad de la concepci√≥n pedag√≥gica expuesta, y de la estrategia dise√Īada de implementaci√≥n, se evaluaron mediante los criterios de expertos, y el examen de los primeros resultados obtenidas tras la puesta en pr√°ctica de los primeros elementos de las mismas.
María Esther Hernández Gigato, Luis Yoel Hernández López, Yuraicis Rivero Pérez, Diomar Cruz Izquierdo, Pablo Lorenzo Montequín
 PDF
 
Soporte nutricional enteral personalizado en el hogar: Hacia una integraci√≥n en los cuidados nutricionales ambulatoriosAntecedentes: La nutrici√≥n enteral domiciliaria constituye una forma eficaz de tratamiento del ni√Īo enfermo cr√≥nicamente con riesgo nutricional aumentado. Objetivo: Demostrar, mediante una metodolog√≠a que integra los niveles primario y secundario de la Atenci√≥n de Salud, que el Soporte Enteral Personalizado en el hogar es una alternativa viable para la nutrici√≥n enteral domiciliaria en Pediatr√≠a. Pacientes y m√©todos: Entre el Primero de Noviembre del 2009 y el 23 Noviembre del 2010 (ambos inclusive) se incluyeron 15 ni√Īos (Edades: 1 ‚Äď 18 a√Īos) dentro del Programa de Soporte Enteral Personalizado de la UPNE Unidad Pedi√°trica de Nutrici√≥n Enteral del Hospital Pedi√°trico Universitario ‚ÄúJuan Manuel M√°rquez‚ÄĚ (Marianao, La Habana, Cuba). Los ni√Īos egresaron seg√ļn el paradigma del ingreso a domicilio con un programa de actividades y cuidados a ejecutar en el hogar por los familiares debidamente entrenados. La UPNE se encarg√≥ del aseguramiento de los insumos, y verific√≥ de forma continua en el tiempo el cumplimiento del programa de cuidados alimentarios y nutricionales. Resultados: El Soporte Enteral Personalizado en el hogar mediante la integraci√≥n de los niveles primario y secundario de la Atenci√≥n de Salud permiti√≥ disminuir la frecuencia de desnutrici√≥n cr√≥nica en un 33%, y acortar significativamente la estad√≠a hospitalaria, con una mejor gesti√≥n de los insumos disponibles. Conclusiones: El Soporte Nutricional Personalizado en el hogar constituye una alternativa viable para la nutrici√≥n enteral en pacientes cr√≥nicamente enfermos que cursan con deficiencias nutricionales, y que permite mejor√≠a del estado nutricional y la calidad de vida, y una estad√≠a hospitalaria acortada.
Rafael Jim√©nez Garc√≠a, Jorge Garc√≠a-Bango Chabau, Sergio Santana Porb√©n, Evelio P√©rez Mart√≠nez, Eduardo Pi√Īeiro Gonz√°lez, Indira S√°nchez Ferr√°s, Alejandro Torres Amaro
 PDF
 
Sobre la presencia del S√≠ndrome de realimentaci√≥n en una unidad de cuidados cr√≠ticosIntroducci√≥n: El S√≠ndrome de realimentaci√≥n (SRA) es una complicaci√≥n frecuente del apoyo nutricional en el paciente cr√≠ticamente enfermo. Objetivo: Estimar la incidencia del SRA en los pacientes cr√≠ticamente enfermos que son atendidos en una cl√≠nica especializada de la ciudad de Neuqu√©n (Neuqu√©n, Argentina). Dise√Īo del estudio: Prospectivo, descriptivo. Locaci√≥n del estudio: Centro M√©dico del Comahue (Neuqu√©n, Argentina). Serie de estudio: Cincuenta y dos pacientes (Hombres: 60.8%; Edad promedio: 53.1 ¬Ī 18.7 a√Īos) que fueron atendidos en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) entre el Primero de Octubre del 2017 y el 31 de Enero del 2018 (Estad√≠a hospitalaria: 25.0 ¬Ī 20.0 d√≠as; Mortalidad por-todas-las-causas: 15.4%; Nutrici√≥n enteral: 84.8%; Nutrici√≥n parenteral: 15.4%). M√©todos: La presencia del SRA se estableci√≥ seg√ļn los criterios NICE, a saber: un peso insuficiente para la talla, la p√©rdida involuntaria de peso en los √ļltimos 3 ‚Äď 6 meses, la suspensi√≥n prolongada de la v√≠a oral sin otro aporte de nutrientes, y concentraciones s√©ricas disminuidas de potasio, magnesio y f√≥sforo previo a la implementaci√≥n de los ¬†esquemas correspondientes de repleci√≥n nutricional. Resultados: El 71.2% de los pacientes examinados llenaron los criterios NICE. Se confirm√≥ el SRA en el 67.3% de la serie de estudio. El diagn√≥stico de SRA fue independiente de la condici√≥n de egreso del paciente. Conclusiones: El SRA es altamente prevalente en una unidad de cuidados cr√≠ticos.
Andr√©s Martinuzzi, Mat√≠as Corn√ļ, Pedro Roel, Carlos Alberto S√°nchez S√°nchez, Mariana Sep√ļlveda, Laura Sanhueza
 PDF
 
La Nutrici√≥n Artificial en los hospitales de Cuba. Una actualizaci√≥nJustificaci√≥n: La segunda edici√≥n del Estudio ELAN Cubano de Desnutrici√≥n Hospitalaria (completada en el trienio 2012 ‚Äď 2014) revel√≥ que el 16.6% de los pacientes hospitalizados llenaba (al menos) una indicaci√≥n de apoyo nutricional. Se observaron, adem√°s, tasas superiores de implementaci√≥n de esquemas de apoyo nutricional entre los encuestados. Objetivo: Examinar el estado corriente de la utilizaci√≥n de las t√©cnicas de Nutrici√≥n artificial (NA) en los hospitales cubanos. Dise√Īo del estudio: Retrospectivo, anal√≠tico. Material y m√©todo: La base de datos del Estudio ELAN se escrut√≥ para recuperar datos sobre los esquemas NA administrados a los pacientes hospitalizados, las v√≠as de acceso y las soluciones de nutrientes empleadas, y el tiempo de duraci√≥n del esquema.¬† Resultados: La tasa actual de uso de la NA fue superior: ELAN 2001: 2.2% vs. ELAN 2012: 10.9% (D = +7.8%; p < 0.05). Los esquemas de NA se distribuyeron como sigue: Nutrici√≥n enteral: 7.8% vs. Nutrici√≥n parenteral: 5.0%. Los esquemas de Nutrici√≥n enteral utilizaron una sonda nasog√°strica para la infusi√≥n de nutrientes polim√©ricos por gravedad en el 94.4% de las instancias. La duraci√≥n promedio del esquema de Nutrici√≥n enteral fue de 9.0 ¬Ī 9.3 d√≠as. Por su parte, los esquemas de Nutrici√≥n parenteral se administraron por v√≠a central en el 70.0% de los casos. Las soluciones de Dextrosa fueron usadas como √ļnica fuente de energ√≠a en el 80.0% de los esquemas parenterales. La tasa corriente de uso de l√≠pidos parenterales fue menor: ELAN 2001: 40.9% vs. ELAN 2012: 18.3% (D = -22.6%; p = 0.05). En 4 de los esquemas de Nutrici√≥n parenteral se usaron bombas para la infusi√≥n de los nutrientes. La duraci√≥n promedio del esquema parenteral fue de 8.0 ¬Ī 9.2 d√≠as. No se pudo constatar en esta encuesta el uso de bolsas premezcladas de nutrientes, ni tampoco de mezclas todo-en-uno. Conclusiones: Se comprob√≥ una tasa superior de uso de la NA en los pacientes encuestados. Sin embargo, la prevalencia de insumos de alto valor tecnol√≥gico como sondas biocompatibles, bolsas premezcladas y bombas de infusi√≥n fue baja. Igualmente se constat√≥ una tasa disminuida de empleo de las soluciones parenterales de l√≠pidos. Recomendaciones: Se deben adoptar pol√≠ticas y acciones para la renovaci√≥n tecnol√≥gica de los esquemas hospitalarios de NA. Asimismo, se deben conducir programas de educaci√≥n continuada sobre el uso seguro de soluciones parenterales de l√≠pidos en el √°mbito hospitalario.
Sergio Santana Porbén
 PDF
 
Estado del apoyo nutricional en una unidad hospitalaria verticalizada en la atenci√≥n del ni√Īo quemadoJustificaci√≥n: El apoyo nutricional (AN) debe ser parte integral de los cuidados de salud del ni√Īo | adolescente quemado, para as√≠ contribuir as√≠ a la supervivencia post-injuria y la efectividad de las acciones m√©dico-quir√ļrgicas. Existe poca informaci√≥n sobre el estado del AN en las unidades hospitalarias de atenci√≥n del ni√Īo | adolescente quemado. Objetivo: Presentar el estado del AN que se le brinda al ni√Īo | adolescente quemado atendido en el Servicio de Quemados del Hospital Pedi√°trico Docente ‚ÄúJuan Manuel M√°rquez‚ÄĚ (La Habana, Cuba). Dise√Īo del estudio: Retrospectivo, anal√≠tico. Material y m√©todo: De los registros hist√≥ricos del Servicio hospitalario de Quemados se recuperaron los datos demogr√°ficos y cl√≠nicos de 265 ni√Īos y adolescentes (Varones: 65.3%; Edad promedio: 5.9 ¬Ī 4.4 a√Īos; Edades < 1 a√Īo: 6.1%) atendidos entre los a√Īos 2000 ‚Äď 2015 (SCQ > 10%: 66.7%; Estad√≠a hospitalaria > 15 d√≠as: 66.0%; Escarotom√≠a + injertos: 65.7%; Fallecidos: 4.9%), junto con las caracter√≠sticas procedurales de los esquemas NA administrados. Resultados: Los cuidados alimentarios y nutricionales brindados a los pacientes quemados atendidos en el Servicio se distribuyeron como sigue: Prescripci√≥n diet√©tica: 94.7%; Suplementaci√≥n vitamino-mineral: 96.6%; Suplementaci√≥n enteral (l√©ase tambi√©n Nutrici√≥n enteral volitiva): 14.7%; Alimentaci√≥n asistida por sonda nasoenteral: 0.8%; Nutrici√≥n enteral no volitiva: 3.8%; y Nutrici√≥n parenteral: 62.6%; respectivamente. La lactancia materna se preserv√≥ en 2 de los ni√Īos de la serie de estudio. El aporte energ√©tico promedio se comport√≥ de la manera siguiente: Prescripci√≥n diet√©tica: 52.5 ¬Ī 35.2 Kcal.Kg peso corporal-1.24 horas-1; Suplementaci√≥n enteral oral: 494.6 ¬Ī 417.4 Kcal.d√≠a-1.paciente-1; Nutrici√≥n enteral no volitiva: 97.3 ¬Ī 50.3 Kcal. Kg-1.d√≠a-1; y Nutrici√≥n parenteral: 10.9 ¬Ī 8.7 Kcal.Kg-1.24 horas-1. La tasa de complicaciones fue del 78.6%. La sepsis (local + general), la anemia, los trastornos de la utilizaci√≥n perif√©rica de los gl√ļcidos (resultando tanto en hipoglicemia como hiperglicemia) y las diarreas fueron las complicaciones m√°s frecuentes. Conclusiones: Se preserv√≥ la v√≠a oral para el sost√©n del estado nutricional mediante el consumo de alimentos como intervenci√≥n nutricional primaria. La prescripci√≥n diet√©tica hospitalaria se acompa√Ī√≥ de las otras formas de AN para el aporte de cantidades supram√°ximas de energ√≠a no proteica. Todav√≠a existen pacientes en los que no se pueden articular esquemas AN coherentes debido al impacto de la quemadura y la agresi√≥n subsiguiente.
Alejandro Torres Amaro
 PDF
 
Dise√Īo e implementaci√≥n de un esquema intrahospitalario de Nutrici√≥n Parenteral. II. Nutrici√≥n Parenteral CentralEn este art√≠culo se presentan el dise√Īo e implementaci√≥n de un esquema intra-hospitalario de Nutrici√≥n Parenteral Central (NPC). Este trabajo contin√ļa y expande el dedicado previamente a los esquemas de Nutrici√≥n Parenteral Perif√©rica [Santana Porb√©n S, Barreto Peni√© J, Mart√≠nez Gonz√°lez C, Borr√°s Espinosa A. Dise√Īo e implementaci√≥n de un esquema intrahospitalario de Nutrici√≥n Parenteral. I. Nutrici√≥n Parenteral Perif√©rica. RCAN Rev Cubana Aliment Nutr 2007;17:186-208]. Ambos, a su vez, complementan otro dedicado a la provisi√≥n institucional de Nutrici√≥n enteral [Mart√≠nez Gonz√°lez C, Santana Porb√©n S. Dise√Īo e implementaci√≥n de un esquema intrahospitalario de Nutrici√≥n enteral. RCAN Rev Cubana Aliment Nutr 2001;15:130-8]. La utilidad y seguridad del esquema de NPC dependen de la correcta selecci√≥n del paciente; la correcta selecci√≥n y cuidado de la v√≠a venosa utilizada para la infusi√≥n de los nutrientes parenterales; la correcta selecci√≥n del dispositivo de canalizaci√≥n de la v√≠a venosa; la correcta formulaci√≥n de la orden de NPC; y los ritmos de inicio, progresi√≥n, mantenimiento y retiro del esquema. Estas acciones deben quedar documentadas en procedimientos de alcance institucional. Los equipos b√°sicos de trabajo deben registrar los incidentes, accidentes y errores que ocurran durante la conducci√≥n de los esquemas de NPC, y definir consecuentemente las correspondientes acciones remediales y profil√°cticas. El monitoreo de la marcha del esquema de NPC instalado debe constituir parte importante de la labor de los grupos locales de apoyo nutricional. Las innumerables opciones tecnol√≥gicas que brinda la pr√°ctica de la Nutrici√≥n Parenteral pueden confundir a los equipos b√°sicos de trabajo acerca de las bondades impl√≠citas y el lugar que deben ocupar dentro de la Nutrici√≥n Artificial. Se espera de la observancia de las recomendaciones expuestas en este art√≠culo la maximizaci√≥n de los beneficios de la Nutrici√≥n Parenteral, la minimizaci√≥n de las complicaciones, y disminuci√≥n de los costos de aplicaci√≥n.
Sergio Santana Porb√©n, Jes√ļs Barreto Peni√©, Carmen Mart√≠nez Espinosa, Alicia Espinosa Borr√°s
 PDF
 
El Grupo de Apoyo Nutricional integrado dentro del eje de la gerencia hospitalaria. Resultados e impactoJustificaci√≥n: El Grupo hospitalario de Apoyo Nutricional (GAN) ha sido propuesto para la provisi√≥n de cuidados nutricionales al ni√Īo hospitalizado. Con este fin, el GAN establece relaciones longitudinales con los servicios hospitalarios emisores de los pedidos de apoyo nutricional. Las limitaciones de este modelo longitudinal de actuaci√≥n han llevado a la integraci√≥n del GAN dentro del eje de la gerencia hospitalaria. La adopci√≥n de un nuevo paradigma de actuaci√≥n debe permitir un mejor desempe√Īo del GAN. Material y m√©todo: Los resultados y el impacto del GAN una vez integrado en el eje de la gerencia hospitalaria se examinaron del n√ļmero de ni√Īos atendidos por la Unidad Pedi√°trica de Nutrici√≥n Enteral (UPNE) adscrita al GAN, las cantidades y costos de los nutrientes consumidos, y el n√ļmero de enfermos egresados tempranamente para la conducci√≥n en el domicilio de programas personalizados de apoyo nutricional enteral. Resultados: La integraci√≥n del GAN en el eje de la gerencia hospitalaria result√≥ en un mayor n√ļmero de servicios atendidos, un consumo mayor de unidades de nutrientes enterales, y un incremento de los ni√Īos egresados tempranamente para la conducci√≥n de esquemas domiciliarios de apoyo nutricional. Concomitantemente, los costos de los programas de apoyo nutricional enteral se incrementaron. No obstante, la tasa de incremento de los costos fue menor que el aumento observado en las prestaciones. Los costos incrementados de operaci√≥n del GAN se amortizaron con los ahorros logrados del egreso temprano del ni√Īo. Conclusiones: La integraci√≥n del GAN en el eje de la gerencia hospitalaria puede significar un mayor alcance e impacto de las terapias hospitalarias de apoyo nutricional. El incremento de los costos de operaci√≥n del GAN puede amortizar con los ahorros resultantes del egreso temprano del ni√Īo.
Rafael Domínguez Jiménez, Rafael Jiménez García, Rafael Antonio Broche Moreira, Sergio Santana Porbén
 
Estado de la calidad de los cuidados nutricionales en una unidad de terapia intensiva neonatalLas demoras en el inicio de la provisi√≥n de cuidados nutricionales a un reci√©n nacido que as√≠ lo necesite lo expone innecesariamente a una situaci√≥n de urgencia metab√≥lica que altera profundamente los mecanismos de regulaci√≥n homeost√°tica del medio interno, con los consiguientes efectos delet√©reos a corto y largo plazo sobre el estado nutricional. El presente estudio se condujo para evaluar el estado de la provisi√≥n de cuidados nutricionales a los reci√©n nacidos atendidos en la Unidad de Terapia Intensiva Neonatal (UTIN) del Hospital Gineco-obst√©trico de Guanabacoa (La Habana, Cuba) durante el quinquenio 2000-2004. Se obtuvieron datos sobre el estado nutricional de los reci√©n nacidos atendidos en la UTIN, los problemas de salud concurrentes, las necesidades nutrimentales estimadas, y el estado de los esquemas de Nutrici√≥n artificial y Apoyo nutricional instalados corrientemente en el reci√©n nacido. El estudio revel√≥ progresi√≥n de la p√©rdida de peso del reci√©n nacido durante el tiempo de permanencia en la UTIN, comienzo tard√≠o del apoyo nutricional, baja tasa de utilizaci√≥n de t√©cnicas de Nutrici√≥n parenteral en los ni√Īos en los que la v√≠a oral estaba suspendida 72 horas (o m√°s), e incremento del n√ļmero de ni√Īos desnutridos al egreso de la UTIN. Se emitieron recomendaciones sobre el dise√Īo e implementaci√≥n de los protocolos pertinentes de evaluaci√≥n del estado nutricional, el momento del inicio del apoyo nutricional, el dise√Īo, instalaci√≥n, mantenimiento, monitoreo y retiro de los esquemas de Nutrici√≥n artificial, y el uso oportuno y correcto de soluciones parenterales de l√≠pidos.
Alina Gonz√°lez Hern√°ndez, Lourdes Pupo Portal
 PDF
 
Sobre el apoyo nutricional del paciente quemadoLa quemadura repercute en pr√°cticamente todos los dominios del estado de salud al desencadenar una dram√°tica respuesta a la agresi√≥n que puede conducir a la sepsis, la falla m√ļltiple de √≥rganos y la muerte. Los supervivientes pueden exhibir secuelas que requerir√°n tratamientos quir√ļrgicos especializados dilatados en el tiempo. El apoyo nutricional es indispensable en todo momento para asegurar la mejor respuesta del hu√©sped a la agresi√≥n y la reducci√≥n del riesgo de complicaciones junto al acortamiento de la estad√≠a hospitalaria; a la vez que el arraigo de los injertos de piel y el sost√©n de la reparaci√≥n y cicatrizaci√≥n tisulares. Debe reconocerse el hipermetabolismo que acompa√Īa a la quemadura. Se requiere evaluar continuamente la capacidad del hu√©sped de sostener el estado nutricional del uso de la v√≠a oral y de utilizar adecuadamente los nutrientes aportados. El apoyo nutricional debe iniciarse tan pronto culmine la resucitaci√≥n y la reanimaci√≥n del quemado, y se asegure la estabilidad hemodin√°mica y la perfusi√≥n tisular. Si bien la v√≠a oral deber√≠a preferirse para alimentar al paciente, la colocaci√≥n de sondas nasoenterales podr√≠a ser necesaria en muchos de ellos para evitar baches en la provisi√≥n de nutrientes. La prescripci√≥n diet√©tica podr√≠a complementarse con nutrientes enterales de alta densidad energ√©tica en aras de satisfacer los elevados requerimientos nutricionales constatados en el quemado. Se han descrito dietas de inmunomodulaci√≥n que incorporan antioxidantes, glutamina y nucle√≥tidos para uso en el
apoyo nutricional del quemado, pero los resultados obtenidos con su administraci√≥n han sido mixtos. La implementaci√≥n de esquemas de nutrici√≥n parenteral obligar√≠a a discutir sobre las mejores (posibles) v√≠as de acceso en un enfermo que puede mostrar lesiones corporales extensas. Las complicaciones que se originen de la implementaci√≥n y conducci√≥n de las terapias nutricionales deben ser identificadas tempranamente, corregidas adecuadamente, y prevenidas en √ļltima instancia. La complejidad cl√≠nico-metab√≥lica de la quemadura justifica el dise√Īo,
implementación y gestión de un programa de intervención alimentaria, nutrimental y metabólica
en el Servicio de Quemados que provea a los grupos básicos con pautas y normas de actuación en
cada momento de la evolución del paciente.
Alejandro Torres Amaro, Rafael Jiménez García
 PDF
 
Apoyo nutricional en la sepsisLa sepsis es una situaci√≥n cl√≠nico-metab√≥lica que comporta un elevado riesgo de mortalidad para el paciente cr√≠ticamente enfermo, pues puede desembocar en la falla m√ļltiple de √≥rganos (FOM), lo que obligar√≠a a nuevas, intensas y agresivas acciones terap√©uticas con tal de preservar la vida del enfermo. Hoy se acepta que el apoyo nutricional se integre dentro del tratamiento general del paciente en el que se ha diagnosticado la sepsis. Sin embargo, todav√≠a la intimidad del apoyo nutricional en la sepsis est√° envuelta en contradicciones y pol√©micas. El apoyo nutricional debe iniciarse solo cuando se asegure la estabilidad hemodin√°mica y del medio interno del enfermo, y la perfusi√≥n espl√°cnica. Las cantidades de nutrientes a aportar (energ√≠a incluida) se ajustar√°n a la capacidad del paciente de utilizar los mismos efectivamente. Se han identificado nutrientes que pueden influir sobre la actividad del sistema inmune, como la glutamina, los nucle√≥tidos, los oligoelementos y los √°cidos grasos w3. La v√≠a enteral debe preferirse antes que la parenteral para el aporte de los nutrientes prescritos, como complemento de los esquemas de nutrici√≥n parenteral (NP), y como estrategia de prevenci√≥n de la progresi√≥n de la FOM. Las dietas de inmunomodulaci√≥n (DIM) que incorporan glutamina y antioxidantes pudieran ser beneficiosas¬† para la supervivencia del paciente, el destete del ventilador, y el acortamiento de la estad√≠a hospitalaria. La NP debe considerarse cuando la v√≠a enteral no es suficiente para satisfacer los requerimientos nutrimentales del paciente. Se han formulado preparaciones de dip√©ptidos de glutamina y emulsiones de l√≠pidos que incorporan aceites de pescado de las que se espera permitan un mejor tratamiento de la sepsis, pero los resultados acumulados han sido contradictorios, e incluso contraproducentes. La suplementaci√≥n parenteral con selenio en la sepsis ha sido discutida, pero no se han podido demostrar los beneficios del aporte de cantidades suprafisiol√≥gicas de este oligoelemento. El apoyo nutricional en la sepsis debe evolucionar para no solo satisfacer los requerimientos nutricionales del enfermo y vehicular nutrientes de forma efectiva, sino tambi√©n modificar la respuesta del hu√©sped a la sepsis y la actividad del sistema inmune y prevenir las complicaciones de la sepsis.
Andrés Martinuzzi
 PDF
 
Elementos 1 - 18 de 18

Consejos de b√ļsqueda:

  • Los t√©rminos de b√ļsqueda no distinguen entre may√ļsculas y min√ļsculas
  • Las palabras comunes ser√°n ignoradas
  • Por defecto, s√≥lo aquellos art√≠culos que contengantodos los t√©rminos en consulta, ser√°n devueltos (p. ej.: Y est√° impl√≠cito)
  • Combine m√ļltiples palabras conO para encontrar art√≠culos que contengan cualquier t√©rmino; p. ej., educaci√≥n O investigaci√≥n
  • Utilice par√©ntesis para crear consultas m√°s complejas; p. ej., archivo ((revista O conferencia) NO tesis)
  • Busque frases exactas introduciendo comillas; p.ej, "publicaciones de acceso abierto"
  • Excluya una palabra poniendo como prefijo - o NO; p. ej. -pol√≠tica en l√≠nea o NO pol√≠tica en l√≠nea
  • Utilice * en un t√©rmino como comod√≠n para que cualquier secuencia de caracteres concuerde; p. ej., soci* moralidad har√° que aparezcan aquellos documentos que contienen "sociol√≥gico" o "social"