Sobre el lugar y la efectividad de los 谩cidos grasos w3 en la Nutrici贸n artificialLas propiedades farmacol贸gicas de los 谩cidos grasos poliinsaturados de la serie w3 (AGPI-3) han sido explotadas en diversas aplicaciones de la Nutrici贸n artificial. Los AGPI-3 se han incorporado en preparaciones enterales empleadas como adyuvantes de la citorreducci贸n tumoral y la contenci贸n de la inflamaci贸n, la sepsis y la injuria. Los AGPI-3 tambi茅n se han utilizado como soluciones parenterales en situaciones cl铆nico-quir煤rgicas metab贸licamente complejas como el trauma, la quemadura, y la injuria pulmonar aguda. La efectividad de los AGPI-3 como agentes farmacol贸gicos vehiculados en una matriz nutrimental se ha establecido mediante modelos in vitro, tras experimentaci贸n animal, y gracias a estudios en voluntarios sanos. La efectividad de los AGPI-3 tambi茅n se ha medido del acortamiento de la estad铆a hospitalaria, la reducci贸n de la duraci贸n de la ventilaci贸n mec谩nica, y la disminuci贸n del uso de antibi贸ticos; en los pacientes cr铆ticamente enfermos, o aquellos que evolucionan despu茅s de una cirug铆a de elevado impacto nutricional. Los AGPI-3 pueden aminorar la respuesta inflamatoria sist茅mica desatada tras la agresi贸n, y proteger al endotelio y el alv茅olo del da帽o pro-inflamatorio y pro-oxidante, asegurando as铆 una mejor perfusi贸n tisular por un lado, y una mejor ventilaci贸n e intercambio de gases, por el otro. La administraci贸n de las soluciones parenterales de AGPI-3 (como especies qu铆micas 煤nicas o combinadas con otras familias de AGPI) es segura, y se asocia a una baja tasa de complicaciones. La efectividad de las preparaciones enterales que incorporan AGPI-3 depende de las caracter铆sticas del r茅gimen de infusi贸n, la v铆a de administraci贸n que se emplee, la dosis a instilar, la constancia del medio interno, y la tolerancia del enfermo. Lo anteriormente dicho no presupone que los AGPI-3 sean universalmente efectivos. Los grupos b谩sicos de trabajo deben elaborar pautas locales que sean trazables hasta las recomendaciones de los cuerpos de expertos y las sociedades profesionales para la elecci贸n del mejor momento del uso de un producto contentivo de AGPI-3, la definici贸n de los objetivos terap茅uticos a alcanzar con el mismo, las condiciones para el uso seguro, el seguimiento regular, y la verificaci贸n del impacto logrado.
Alfredo Matos Adames
 PDF
 
La Nutrici贸n Artificial en los hospitales de Cuba. Una actualizaci贸nJustificaci贸n: La segunda edici贸n del Estudio ELAN Cubano de Desnutrici贸n Hospitalaria (completada en el trienio 2012 鈥 2014) revel贸 que el 16.6% de los pacientes hospitalizados llenaba (al menos) una indicaci贸n de apoyo nutricional. Se observaron, adem谩s, tasas superiores de implementaci贸n de esquemas de apoyo nutricional entre los encuestados. Objetivo: Examinar el estado corriente de la utilizaci贸n de las t茅cnicas de Nutrici贸n artificial (NA) en los hospitales cubanos. Dise帽o del estudio: Retrospectivo, anal铆tico. Material y m茅todo: La base de datos del Estudio ELAN se escrut贸 para recuperar datos sobre los esquemas NA administrados a los pacientes hospitalizados, las v铆as de acceso y las soluciones de nutrientes empleadas, y el tiempo de duraci贸n del esquema.聽 Resultados: La tasa actual de uso de la NA fue superior: ELAN 2001: 2.2% vs. ELAN 2012: 10.9% (D = +7.8%; p < 0.05). Los esquemas de NA se distribuyeron como sigue: Nutrici贸n enteral: 7.8% vs. Nutrici贸n parenteral: 5.0%. Los esquemas de Nutrici贸n enteral utilizaron una sonda nasog谩strica para la infusi贸n de nutrientes polim茅ricos por gravedad en el 94.4% de las instancias. La duraci贸n promedio del esquema de Nutrici贸n enteral fue de 9.0 卤 9.3 d铆as. Por su parte, los esquemas de Nutrici贸n parenteral se administraron por v铆a central en el 70.0% de los casos. Las soluciones de Dextrosa fueron usadas como 煤nica fuente de energ铆a en el 80.0% de los esquemas parenterales. La tasa corriente de uso de l铆pidos parenterales fue menor: ELAN 2001: 40.9% vs. ELAN 2012: 18.3% (D = -22.6%; p = 0.05). En 4 de los esquemas de Nutrici贸n parenteral se usaron bombas para la infusi贸n de los nutrientes. La duraci贸n promedio del esquema parenteral fue de 8.0 卤 9.2 d铆as. No se pudo constatar en esta encuesta el uso de bolsas premezcladas de nutrientes, ni tampoco de mezclas todo-en-uno. Conclusiones: Se comprob贸 una tasa superior de uso de la NA en los pacientes encuestados. Sin embargo, la prevalencia de insumos de alto valor tecnol贸gico como sondas biocompatibles, bolsas premezcladas y bombas de infusi贸n fue baja. Igualmente se constat贸 una tasa disminuida de empleo de las soluciones parenterales de l铆pidos. Recomendaciones: Se deben adoptar pol铆ticas y acciones para la renovaci贸n tecnol贸gica de los esquemas hospitalarios de NA. Asimismo, se deben conducir programas de educaci贸n continuada sobre el uso seguro de soluciones parenterales de l铆pidos en el 谩mbito hospitalario.
Sergio Santana Porb茅n
 PDF
 
Sobre el apoyo nutricional del paciente quemadoLa quemadura repercute en pr谩cticamente todos los dominios del estado de salud al desencadenar una dram谩tica respuesta a la agresi贸n que puede conducir a la sepsis, la falla m煤ltiple de 贸rganos y la muerte. Los supervivientes pueden exhibir secuelas que requerir谩n tratamientos quir煤rgicos especializados dilatados en el tiempo. El apoyo nutricional es indispensable en todo momento para asegurar la mejor respuesta del hu茅sped a la agresi贸n y la reducci贸n del riesgo de complicaciones junto al acortamiento de la estad铆a hospitalaria; a la vez que el arraigo de los injertos de piel y el sost茅n de la reparaci贸n y cicatrizaci贸n tisulares. Debe reconocerse el hipermetabolismo que acompa帽a a la quemadura. Se requiere evaluar continuamente la capacidad del hu茅sped de sostener el estado nutricional del uso de la v铆a oral y de utilizar adecuadamente los nutrientes aportados. El apoyo nutricional debe iniciarse tan pronto culmine la resucitaci贸n y la reanimaci贸n del quemado, y se asegure la estabilidad hemodin谩mica y la perfusi贸n tisular. Si bien la v铆a oral deber铆a preferirse para alimentar al paciente, la colocaci贸n de sondas nasoenterales podr铆a ser necesaria en muchos de ellos para evitar baches en la provisi贸n de nutrientes. La prescripci贸n diet茅tica podr铆a complementarse con nutrientes enterales de alta densidad energ茅tica en aras de satisfacer los elevados requerimientos nutricionales constatados en el quemado. Se han descrito dietas de inmunomodulaci贸n que incorporan antioxidantes, glutamina y nucle贸tidos para uso en el
apoyo nutricional del quemado, pero los resultados obtenidos con su administraci贸n han sido mixtos. La implementaci贸n de esquemas de nutrici贸n parenteral obligar铆a a discutir sobre las mejores (posibles) v铆as de acceso en un enfermo que puede mostrar lesiones corporales extensas. Las complicaciones que se originen de la implementaci贸n y conducci贸n de las terapias nutricionales deben ser identificadas tempranamente, corregidas adecuadamente, y prevenidas en 煤ltima instancia. La complejidad cl铆nico-metab贸lica de la quemadura justifica el dise帽o,
implementaci贸n y gesti贸n de un programa de intervenci贸n alimentaria, nutrimental y metab贸lica
en el Servicio de Quemados que provea a los grupos b谩sicos con pautas y normas de actuaci贸n en
cada momento de la evoluci贸n del paciente.
Alejandro Torres Amaro, Rafael Jim茅nez Garc铆a
 PDF
 
Estado de la nutrici贸n materno-infantil en la provincia de Camag眉eySe describe el estado de la nutrici贸n materno-infantil en los municipios de la provincia Camag眉ey, seg煤n los resultados obtenidos mediante el Sistema de Vigilancia Nutricional Materno-Infantil (SISVAN) al cierre del a帽o 2011. Se evalu贸 el comportamiento de prevalencia de las distintas formas de malnutrici贸n (por defecto/por exceso) en los ni帽os menores de 5 a帽os. Tambi茅n se examin贸 el bajo peso de la mujer en la captaci贸n del embarazo, y el bajo peso al nacer. Se observ贸 una reducci贸n de la prevalencia de las formas de malnutrici贸n en los ni帽os menores de 5 a帽os. Tambi茅n se constataron cifras menores del bajo peso en la captaci贸n del embarazo, y del bajo peso al nacer. Sin embargo, se comprob贸 un incremento en la tasa provincial de mortalidad infantil (por cada 1,000 nacidos vivos): A帽o 2010: 4.5 vs. A帽o 2011: 5.6 (Cambio = -1.1). El municipio Minas present贸 las tasas m谩s elevadas de la mortalidad infantil y los indicadores de malnutrici贸n por defecto en los ni帽os menores de 5 a帽os. Por su parte, el municipio Sierra de Cubitas mostr贸 el comportamiento m谩s desfavorable del bajo peso de la embarazada en la captaci贸n, y del bajo peso del ni帽o al nacer. Se identificaron municipios con pocas captaciones de casos entre los grupos de riesgo, lo que pudiera apuntar hacia un subregistro del dato primario de vigilancia nutricional. El SISVAN constituye una importante herramienta en el seguimiento de la nutrici贸n materno-infantil en la provincia. Se recomienda elevar la calidad de los actores de la Atenci贸n Primaria de Salud en la conducci贸n de las tareas prescritas por el SISVAN, incrementar la capacitaci贸n del personal de salud involucrado, promover la intersectorialidad en el trabajo de departamentos, grupos y entidades relacionados con la nutrici贸n materno-infantil en la provincia, y alentar la realizaci贸n de investigaciones en estas 谩reas, todo ello en aras del aseguramiento del mejor estado nutricional y de salud de la poblaci贸n residente en la provincia.
Sara Orozco Rodr铆guez, Ana Mar铆a Navas Garc铆a
 PDF
 
Soporte nutricional a domicilio en el mundo pedi谩trico. La experiencia argentina

El soporte nutricional a domicilio (SND) se ha constituido en un importante recurso para la recuperaci贸n del estado nutricional del sujeto fuera del 谩mbito hospitalario. La teor铆a y la pr谩ctica del SND han evolucionado exitosamente en la atenci贸n integral de adultos que requieren cuidados alimentarios y nutricionales dilatados en el tiempo para sostener la rehabilitaci贸n y reinserci贸n familiar, laboral y social. Se han puesto a punto las tecnolog铆as, sistemas y programas de gesti贸n necesarios para la conducci贸n efectiva de los esquemas de SND. El SND se ha extendido tambi茅n al 谩rea pedi谩trica, y cada d铆a son m谩s numerosos los ni帽os y adolescentes que son colocados en esquemas de SND para la consecuci贸n de las metas de recuperaci贸n nutricional. La Rep煤blica Argentina ha sido pionera y l铆der del SND en el mundo pedi谩trico. La conducci贸n de esquemas de SND en ni帽os y adolescentes ha sido posible gracias a la coordinaci贸n de los esfuerzos de los equipos m茅dicos de asistencia, las administraciones hospitalarias, las instituciones sanitarias, las obras sociales y las empresas farmac茅uticas, e incluso, los gobiernos regionales y provinciales. La Rep煤blica Argentina se ha destacado tambi茅n por una importante labor normativa a fin de regular los distintos aspectos de la provisi贸n 煤til y segura de los cuidados alimentarios y nutricionales en el hogar del ni帽o | adolescente. Por su parte, la Asociaci贸n Argentina de Nutrici贸n Enteral y Parenteral (AANEP) ha protagonizado la construcci贸n de alianzas, la redacci贸n de normativas, la formaci贸n de especialistas, y la demostraci贸n del impacto y la efectividad de los esquemas de SND. Este reporte repasa la historia del SND en la Rep煤blica Argentina, revela las particularidades propias del SND pedi谩trico, relaciona las normas y los documentos legales que se han adelantado con este fin en el pa铆s, y comparte las experiencias del autor en la gesti贸n de esquemas de SND como extensi贸n de la actividad asistencial del hospital de pertenencia.

Humberto Fain
 PDF
 
Estado de la nutrici贸n artificial en una unidad de cuidados cr铆ticos de un hospital terciario

Justificaci贸n: La provisi贸n de esquemas de Nutrici贸n artificial (NA) al paciente hospitalizado no se ajusta a los est谩ndares prescritos de calidad. Objetivo: Evaluar si el uso de la NA en una Unidad de Cuidados Intensivos sigue criterios ajustados a las 鈥淏uenas Pr谩cticas Hospitalarias鈥. Dise帽o del estudio: Retrospectivo, anal铆tico. Serie de estudio: Cuarenta y cuatro pacientes (Mujeres: 54.5%; Edades >= 60 a帽os: 50.0%) atendidos en la Unidad de Cuidados Intensivos Polivalentes del Hospital Cl铆nicoquir煤rgico 鈥淗ermanos Ameijeiras鈥 (La Habana, Cuba) entre Agosto del 2013 y Octubre del 2013. Material y m茅todo: De las historias cl铆nicas de los pacientes se recuperaron las caracter铆sticas de los esquemas conducidos de NA, y los productos utilizados. La pertinencia de los esquemas conducidos de NA se evalu贸 mediante criterios asentados en las 鈥淏uenas Pr谩cticas Hospitalarias鈥. Resultados: Las indicaciones para el uso de NA se comportaron como sigue (en orden descendente): Ingresos energ茅ticos < 50% de los requerimientos: 93.2%; Desnutrici贸n: 68.2%; Falla org谩nica: 54.5%; Sepsis: 43.2%; V铆a oral cerrada: 40.9%; Cirug铆a completada: 31.8%; C谩ncer: 27.3%; Estad铆a en la unidad = 7 d铆as: 11.4%. La tasa de uso de la NA fue del 59.1%: Nutrici贸n enteral: 2.3% vs. Nutrici贸n parenteral: 97.7%. En solo 34.1% de los pacientes atendidos la NA se administr贸 conforme a las 鈥淏uenas Pr谩cticas鈥. Conclusiones: El uso de la NA no sigue los criterios descritos en las 鈥淕u铆as de Buenas Pr谩cticas Hospitalarias鈥.

Luis Garc茅s Garc铆a-Espinosa, Mar铆a Idoris Cordero Escoba, Sergio Santana Porb茅n, Jes煤s Barreto Peni茅, David Orlando Le贸n P茅rez
 PDF
 
Estado del nitr贸geno ureico urinario en los pacientes atendidos en un hospital general del sur de puebla

Introducci贸n: La desnutrici贸n prevalente en el ambiente hospitalario condiciona la evoluci贸n cl铆nica del paciente; se asocia con complicaciones aumentadas, tiempo de estancia prolongado, y mortalidad incrementada. La nutrici贸n artificial (NA) estar铆a entonces justificada plenamente. El nitr贸geno ureico urinario (NUU) ser铆a un indicador de la efectividad terap茅utica de la NA Objetivo: Evaluar el NNU excretado en pacientes hospitalizados necesitados de NA. Dise帽o del estudio: Descriptivo, transversal. Serie de estudio: Veintis茅is pacientes (Hombres: 65.4%; Edad: 37.1 -/+ 17.0 a帽os) que fueron interconsultados por el equipo聽 multidisciplinario de terapia nutricional (EMTN) del Hospital General del Sur de Puebla 鈥淒r. Eduardo V谩zquez Navarro鈥 (Puebla, M茅xico). Seg煤n el 脥ndice de Riesgo Nutricio (IRN), el 92.3% de los enfermos se encontraba en riesgo incrementado de desnutrici贸n. El 76.9% de los pacientes ten铆a valores del 谩rea muscular del brazo < 85% de la referencia. En el 92.3% de los enfermos se encontraron cifras de Alb煤mina s茅rica ? 29.0 g.L-1. En contraste, solo el 34.6% de la serie de estudio exhib铆a valores disminuidos del pliegue cut谩neo tricipital. M茅todos: El NNU se estim贸 de la urea presente en una colecci贸n de 24 horas de orina. Resultados: La excreci贸n promedio de NUU fue de 17.6 -/+ 7.9 g.24 horas-1. El 84.6% de los pacientes se present贸 con cifras de NUU > 10 g.24 horas-1. Conclusiones: En los pacientes hospitalizados concurren depleci贸n de los tejidos magros, hipoalbuminemia importante, y p茅rdidas aumentadas de NUU.

Tania Bilbao Reboredo, Marcela V茅lez Pliego, Abene Aintzane Fern谩ndez de Gamboa Orrego, Jes煤s Ad谩n Ortega Gonz谩lez, Adriana Elizabeth Corte Sol贸rzano
 PDF
 
Sobre la cuantificaci贸n de los remanentes de f贸rmulas enterales administradas en un hospital guatemalteco de tercer nivelIntroducci贸n: La nutrici贸n enteral (NE) es una terapia efectiva en el sost茅n del estado nutricional del paciente hospitalizado ante situaciones de requerimientos nutricionales elevados y/o imposibilidad del uso de la v铆a oral. Sin embargo, numerosos factores pueden interferir en la gesti贸n de los esquemas hospitalarios de NE. La cuantificaci贸n de los remanentes de las f贸rmulas enterales prescritas puede indicar el estado del esquema NE. Objetivo: Cuantificar los remanentes de las f贸rmulas enterales prescritas a los pacientes atendidos en un hospital de tercer nivel de Ciudad Guatemala. Locaci贸n del estudio: Centro M茅dico Militar (CMM) de la ciudad de Guatemala (Guatemala). Dise帽o del estudio: Prospectivo, Transversal, Descriptivo. Serie de estudio: Treinta y cuatro pacientes (Hombres: 70.6%; Edad promedio: 71.0 卤 19.5 a帽os) atendidos en 9 (Medicina Interna: 44.1%) de los 11 servicios de hospitalizaci贸n durante el mes de Abril del 2018. M茅todos: Los remanentes (mililitros) de las f贸rmulas enterales prescritas se distribuyeron seg煤n el servicio de hospitalizaci贸n y la causa de interrupci贸n del esquema NE. Resultados: La v铆a oral se us贸 en el 82.4% de las instancias. Las f贸rmulas especializadas para diab茅ticos fueron las m谩s prescritas (52.9%). El 41.7% de las f贸rmulas conten铆an fructooligosac谩ridos (FOS) en la composici贸n qu铆mica. Se cuantificaron 12,300 mililitros de remanentes de f贸rmulas enterales (Rango: M铆nimo: 460 mL vs. M谩ximo: 4,405 mL) en los 9 servicios inspeccionados: Medicina Interna: 39.1% de los vol煤menes acumulados; Cuidados Intensivos: 35.8%; Cirug铆a General: 14.5%; y Geriatr铆a: 10.6%; respectivamente. Seg煤n la causa de la interrupci贸n del esquema NE la cuant铆a del remanente de la f贸rmula enteral se distribuy贸 como sigue (en orden descendente): Problemas de administraci贸n de la f贸rmula enteral por parte del personal de Enfermer铆a: 33.8% del volumen acumulado; Problemas mec谩nicos con la v铆a de acceso: 24.2%; Sensaci贸n de llenura: 23.7%; Suspensi贸n del esquema NE por completamiento de alg煤n procedimiento: 16.9%; Diarreas: 6.1%; Aversi贸n al sabor y la textura de la preparaci贸n: 5.7%; Suspensi贸n del esquema NE por fallecimiento del paciente: 3.0%; y N谩useas y/o v贸mitos: 2.0%; respectivamente. Se acumularon 1,810 mL de remanentes de f贸rmulas enterales debido a causas no documentadas de interrupci贸n del esquema NE prescrito. Los remanentes cuantificados pueden representar hasta 16 d铆as de suplementaci贸n enteral, y 6 d铆as de un esquema NE completa. Conclusiones: Se recomienda la revisi贸n del esquema NE hospitalario a fin de maximizar la infusi贸n de las cantidades prescritas de las f贸rmulas enterales, y minimizar con ello las interrupciones y las p茅rdidas de nutrientes.
Claudia Maza Moscoso, Marcela Barillas Basterrechea, G茅nesis D铆az de Le贸n, Beatriz Montufar Landaverry, Valeria Rossal P茅rez, Miriam Sucely Corado L贸pez
 PDF
 
Sobre las interrelaciones entre la sarcopenia, envejecimiento y nutrici贸nLa sarcopenia denota los cambios que el envejecimiento causa en la estructura y la funci贸n del m煤sculo esquel茅tico. El m煤sculo sarcop茅nico puede exhibir tama帽os y vol煤menes reducidos, una mayor infiltraci贸n grasa, y una menor fuerza de contracci贸n, lo que puede conducir a la p茅rdida del validismo y la autonom铆a del sujeto. Dadas la participaci贸n del m煤sculo esquel茅tico en la estaci贸n b铆peda y la locomoci贸n, y la respuesta perif茅rica a la acci贸n de la insulina, la sarcopenia podr铆a agravar la fragilidad del adulto mayor. La sarcopenia puede reconocerse mediante distintas t茅cnicas de reconstrucci贸n de la composici贸n corporal. La dinamometr铆a y la capacidad del sujeto de sostener esfuerzos musculares repetidos durante intervalos predefinidos de tiempo sirven tambi茅n para examinar la fuerza de la contracci贸n muscular. La sarcopenia es causada, en parte, por la deprivaci贸n de los esteroides sexuales que sigue al cese de la esteroidog茅nesis gonadal. Otras influencias como el sedentarismo y la alimentaci贸n no saludable tambi茅n pueden contribuir al da帽o sarcop茅nico. Luego, una alimentaci贸n sana, la actividad f铆sica y la pr谩ctica regular de ejercicio f铆sico son intervenciones primordiales en la prevenci贸n de la sarcopenia, primero; y el tratamiento y la paliaci贸n de esta condici贸n, despu茅s. El uso de ayudas ergog茅nicas (entre ellas la creatina) puede ser considerado como una terapia adyuvante. El empleo de esteroides anab贸licos podr铆a considerarse en aquellos pacientes en los que se ha agotado la efectividad terap茅utica de las intervenciones anteriores, o cuando se desea una reducci贸n a corto plazo del riesgo de ca铆da, discapacidad y/o postraci贸n
Emilio Manuel Zayas Somoza, Vilma Fundora Alvarez, Sergio Santana Porb茅n
 PDF
 
Sobre la historia de la Nutrici贸n artificial en CubaLa historia de la Nutrici贸n artificial en Cuba se remonta a los a帽os 1970s cuando las t茅cnicas de nutrici贸n parenteral se introdujeron por primera vez en el Servicio de Terapia Intensiva Neonatal del Hospital Pedi谩trico 鈥淲illiam Soler鈥 (La Habana). En este Servicio tambi茅n se ensay贸 el uso de la leche materna como estimulante tr贸fico en la rehabilitaci贸n intestinal de los neonatos operados. Las experiencias acumuladas en el apoyo nutricional de los neonatos cr铆ticamente enfermos se expandieron inmediatamente hacia los adultos atendidos en las unidades de cuidados intensivos de varios hospitales cabeceras del pa铆s. Pronto se comprendi贸 la necesidad de incorporar tales t茅cnicas en la contenci贸n de los grandes dramas quir煤rgicos como la peritonitis difusa, la f铆stula intestinal, la citorreducci贸n tumoral, el trauma y la sepsis. La nutrici贸n artificial tambi茅n se incorpor贸 a la actividad del trasplante de 贸rganos en centros de salud altamente especializados de La Habana. De forma similar a lo ocurrido en otras latitudes, la Nutrici贸n artificial experiment贸 un gran impulso en los 1990s en ocasi贸n de la atenci贸n m茅dico-quir煤rgica brindada a dos casos emblem谩ticos de la historia reciente del pa铆s. La conjunci贸n de personalidades, equipos de trabajo, instituciones y l铆neas de investigaci贸n condujo a la fundaci贸n de los grupos hospitalarios de apoyo nutricional con dedicaci贸n exclusiva, por un lado; y la aparici贸n de la Sociedad Cubana de Nutrici贸n Cl铆nica y Metabolismo como la entidad comprometida con el avance de las ciencias de la Nutrici贸n cl铆nica y hospitalaria, el apoyo nutricional, la nutrici贸n artificial y el metabolismo en el Sistema Nacional de Salud, por el otro.
Sergio Santana Porb茅n
 PDF
 
Suplementos vitamino-minerales y nutrientes enterales como adyuvantes de la citorreducci贸n no quir煤rgica en leucemias y procesos linfo-proliferativosLa citorreducci贸n no quir煤rgica en leucemias y procesos linfoproliferativos implica la administraci贸n de quimioterapia sola/combinada con radioterapia para la inducci贸n de remisi贸n de la enfermedad. Estos tratamientos deprimen la actividad anti-oxidante natural de la econom铆a, depletan los dep贸sitos tisulares de micronutrientes, causan anorexia, y eventualmente conducen al enfermo a la caquexia y la desnutrici贸n. A pesar de estos efectos adversos, se discute todav铆a la efectividad de la suplementaci贸n vitamino-mineral y la Nutrici贸n enteral volitiva como coadyuvantes de la citorreducci贸n no quir煤rgica en las leucemias y otros procesos linfoproliferativos. Las evidencias experimentales acumuladas en a帽os recientes permiten afirmar que la administraci贸n de micronutrientes, est茅n 茅stos contenidos en preparaciones farmacol贸gicas individuales o combinadas, o formando parte de diferentes soluciones enterales, pueden sinergizar la acci贸n anti-neopl谩sica de los tratamientos citorreductores, aminorar los efectos adversos de tales terapias, y proteger a la c茅lula sana de los da帽os colaterales propios de la quimioterapia y/o radioterapia. Las discusiones corrientes se centran en las dosis a administrar del micronutriente, y la superioridad terap茅utica de uno sobre otro(s). La incorporaci贸n de la suplementaci贸n vitamino-mineral y la Nutrici贸n enteral volitiva dentro del tratamiento m茅dico de las leucemias y los procesos linfoproliferativos pudiera servir para asegurar la efectividad de la citorreducci贸n tumoral, incrementar la calidad de vida percibida por el enfermo y los familiares, e incluso, reducir el riesgo de ocurrencia de reca铆das y met谩stasis.
Luis Garc茅s Garc铆a-Espinosa
 PDF
 
Estado del conocimiento del personal de salud sobre la Alimentaci贸n del ni帽o menor de dos a帽os y la anemia en El preescolar

Introducci贸n: Una alimentaci贸n sana es el resultado de h谩bitos alimentarios saludables. Las gu铆as alimentarias constituyen un instrumento educativo que transmite conocimientos cient铆ficos sobre la alimentaci贸n y la nutrici贸n en forma de mensajes pr谩cticos que facilitan la selecci贸n y consumo de los alimentos. En el ni帽o menor de 2 a帽os de edad estas gu铆as cobran particular importancia debido a la necesidad de formar h谩bitos alimentarios saludables desde la temprana edad. La implementaci贸n de las gu铆as alimentarias hace necesario evaluar los conocimientos del personal de salud que las aplicar谩. Objetivo: Obtener informaci贸n sobre los conocimientos del personal en relaci贸n con la lactancia materna, la alimentaci贸n del ni帽o menor de 2 a帽os, y la anemia en el preescolar. Material y m茅todo: Se aplic贸 una encuesta de medici贸n de conocimientos en 1,376 profesionales de la salud como paso previo a la implementaci贸n de las gu铆as alimentarias. El cuestionario contaba de sendos bloques de preguntas, el primero relacionado con la alimentaci贸n del menor de 2 a帽os, y el segundo sobre la anemia en los menores de 5 a帽os y su repercusi贸n en la salud del ni帽o. Cada bloque de preguntas se calific贸 en base al n煤mero de respuestas correctas. Resultados: El 25.0% de los profesionales encuestados, y el 11.0% de ellos, respondieron 鈥淢al鈥 a las respuestas hechas sobre la alimentaci贸n del menor de 2 a帽os y la anemia en el preescolar, respectivamente. Conclusiones: Los profesionales de salud a煤n no dominan los contenidos de las gu铆as alimentarias sobre la duraci贸n de la lactancia materna continuada hasta los dos a帽os de edad del ni帽o, y la alimentaci贸n complementaria. Tampoco se conocen cabalmente el alcance y las repercusiones de la anemia en el preescolar. La medici贸n de conocimientos sobre contenidos de alimentaci贸n y nutrici贸n mediante encuestas estructuradas puede constituir una forma 谩gil y sencilla de evaluaci贸n del impacto de la implementaci贸n de las gu铆as alimentarias.

Santa Magaly Jim茅nez Acosta, Armando Rodr铆guez Su谩rez, Yarisa Dom铆nguez Ayllon
 PDF
 
Alimentaci贸n y nutrici贸n en el ni帽o con enfermedades oncohematol贸gicasLa mortalidad asociada al c谩ncer es todav铆a elevada en determinadas edades y grupos 茅tnicos, a pesar de las tecnolog铆as terap茅uticas disponibles, y las tasas incrementadas de supervivencia documentadas para algunos tipos de tumores. La mortalidad podr铆a depender del tipo de tumor: en los pa铆ses altamente industrializados se ha observado una disminuci贸n progresiva de la mortalidad asociada a las leucemias, pero no as铆 en los tumores s贸lidos. En los pa铆ses en v铆as de desarrollo, con un insuficiente desarrollo t茅cnico-econ贸mico, como Guatemala, donde la desnutrici贸n afecta a m谩s del 50% de los ni帽os reci茅n diagnosticados de c谩ncer, la mortalidad asociada a esta enfermedad suele ser mucho m谩s elevada. La relaci贸n nutrici贸n鈥揷谩ncer ha sido discutida extensamente, lo que ha permitido establecer que el estado nutricional del ni帽o enfermo de c谩ncer influye tanto sobre la morbilidad y mortalidad, como la calidad de vida. La desnutrici贸n en el ni帽o enfermo de c谩ncer es frecuente en los estadios avanzados, bien sea por lo invasivo del tratamiento citorreductor conducido, o la pobre respuesta al apoyo nutrimental. La alimentaci贸n constituye la piedra angular del tratamiento del ni帽o oncol贸gico, y los equipos b谩sicos de atenci贸n m茅dica deben ser educados en las Buenas Pr谩cticas de la prescripci贸n diet茅tica. Se hace 茅nfasis en la importancia de la Nutrici贸n enteral personalizada, administrada y supervisada por los Grupos hospitalarios de Apoyo Nutricional. Finalmente, se avanzan intervenciones agresivas mediante accesos enterales para la infusi贸n de alimentos modificados en consistencia y textura y/o nutrientes en aquellos pacientes en los que concurra el S铆ndrome de caquexia-anorexia tumoral.
Rafael Jim茅nez Garc铆a, Ricardo Cabanas Armadas, Raquel Fern谩ndez Nodarse, Jos茅 Vald茅s Mar铆n, Sergio Santana Porb茅n
 PDF
 
Estado de los ingresos alimentarios del paciente con c谩ncer de piel del tipo no melanomaJustificaci贸n: La incidencia global de c谩ncer de piel ha aumentado notoriamente. Se percibe que es insuficiente el conocimiento del paciente con c谩ncer de piel sobre temas de Alimentaci贸n y Nutrici贸n que pudieran influir en la evoluci贸n de la enfermedad y la respuesta al tratamiento. Objetivo: Establecer el estado de los ingresos alimentarios en el paciente atendido ambulatoriamente por c谩ncer de piel no melanoma. Material y m茅todo: Se aplic贸 una encuesta de frecuencia de consumo de tipo semicuantitativa a 121 pacientes (Hombres: 64.5%; Edades >= 70 a帽os: 40.5%; Carcinoma basocelular: 84.3%) atendidos entre Enero del 2012 y Julio del 2012 en la Consulta ambulatoria del Servicio de Dermatolog铆a del Hospital General Docente 鈥淐omandante Pinares鈥 (Artemisa, Artemisa, Cuba) para establecer la frecuencia de consumo de
22 cetagor铆as de alimentos. Resultados: Los cereales (100.0% de los enfermos), las viandas (81.0%), y los granos (66.1%) fueron consumidos en varias ocasiones durante el d铆a. El 80.1% y el 59.5% de los encuestados declararon que consum铆an varias veces al d铆a grasas animales y az煤car (o dulces), respectivamente. El 73.5% de ellos tambi茅n refirieron que inger铆an caf茅 varias veces al d铆a. El 51.2% de los participantes declar贸 la ingesti贸n de l谩cteos una vez al d铆a. Las carnes rojas eran ingeridas una vez al d铆a por el 36.4% de los sujetos. Las carnes blancas eran consumidas entre 1 鈥 3 veces a la semana por el 42.9% de los entrevistados. El 42.9% de los enfermos inger铆a vegetales una vez al d铆a, mientras el 43.8% consum铆a frutas c铆tricas entre 4 鈥 6 veces a la semana. Conclusiones: La dieta habitual del paciente con c谩ncer de piel del tipo no
melanoma fue poco variada, y no conform贸 los requisitos para calificarla como 鈥淪aludable鈥. El
estado corriente de los ingresos alimentarios pudiera afectar la respuesta al tratamiento m茅dicoquir煤rgico.
Se recomienda incluir aspectos de alimentaci贸n y nutrici贸n en los programas
nacionales de prevenci贸n y tratamiento del c谩ncer de piel, a fin de reducir la incidencia,
maximizar la respuesta al tratamiento implementado, y prolongar la expectativa de vida libre de
c谩ncer.
Tamara D铆az Lorenzo, B谩rbara Beatriz Barroso Fleitas, Rigoberto Garc铆a G贸mez, Sandra Casta帽eda Lezcano
 PDF
 
Organizaci贸n del proceso docente de la Licenciatura de Nutrici贸n en CubaEl plan de estudios que ha servido de antecedente para la formaci贸n actual del Licenciado de Nutrici贸n tiene 8 a帽os de redactado, y estaba basado en los planes elaborados para la Licenciatura de Tecnolog铆a de la Salud en el perfil de Nutrici贸n y Diet茅tica. A pesar de la efectividad e impacto del mismo, el dise帽o curricular de dicho plan requiere ser perfeccionado seg煤n la metodolog铆a orientada por el Ministerio de Educaci贸n Superior para la generaci贸n 鈥淒鈥 de tales planes. La selecci贸n de los contenidos a incluir en la actualizaci贸n del plan de estudios debe garantizar que el contenido de la carrera se corresponda con las exigencias contempor谩neas en las 谩reas de la Nutrici贸n, Higiene de los Alimentos, Diet茅tica y Vigilancia Alimentaria y Nutricional. De igual forma, el plan debe preparar al futuro profesional para que se desempe帽e en escenarios de acci贸n comunitario, hospitalario, domiciliario y ambulatorio; as铆 como enfatizar en la incorporaci贸n de valores profesionales como la 茅tica, la honestidad, la responsabilidad y el compromiso social. El plan perfeccionado de estudios tendr谩 como disciplinas rectoras a la Nutrici贸n y la Higiene de los Alimentos. Dentro de los principales cambios contemplados con la implantaci贸n del plan perfeccionado de estudios se se帽ala la evaluaci贸n curricular, una mayor flexibilidad en la organizaci贸n de los contenidos incorporados dentro del mismo, y el desarrollo de la investigaci贸n cient铆fica con car谩cter curricular. A煤n se necesita lograr una mayor integraci贸n de los contenidos propios del actual plan de estudios, y el acercamiento del estudiante hacia los problemas de la profesi贸n
Tamara D铆az Lorenzo, Alexander Gonz谩lez Dom铆nguez, Ahindris Calzadilla Cambar谩, Pedro Morej贸n Mart铆n, Adalys Fleitas, Armando Rodr铆guez Su谩rez, Julio Portal Pineda
 PDF
 
Eventos maternos asociados al bajo peso al nacer en un municipio de la ciudad de La HabanaIntroducci贸n: El status nutricional y los estilos de alimentaci贸n de la madre pueden afectar el peso al nacer del ni帽o. Objetivo: Determinar la influencia del status nutricional y los ingresos alimenticios y nutrimentales de la madre sobre el peso del reci茅n nacido (RN). Locaci贸n del estudio: Municipio Centro Habana (La Habana, Cuba). Dise帽o del estudio: Estudio de casos-controles. Serie de estudio: Setenta y dos madres atendidas en cualquiera de los 5 policl铆nicos del municipio entre Enero del 2014 y Junio del 2014 (ambos inclusive). El producto de la concepci贸n de 24 de ellas fue un ni帽o bajo peso al nacer (BPN). Material y m茅todo: Las madres de los ni帽os BPN (鈥渃asos鈥) fueron apareadas con otras 48 (鈥渃ontroles鈥) de ni帽os con peso 鈮 2,500 gramos al nacer. Se examinaron la naturaleza y la fuerza de la asociaci贸n entre el peso del reci茅n nacido, por un lado; y las caracter铆sticas demogr谩ficas, gineco-obst茅tricas y nutricionales de la madre, por el otro; junto con los ingresos alimenticios y nutrimentales, registrados en el momento de la captaci贸n del embarazo. Resultados: El peso del RN fue independiente de los ingresos alimentarios y nutrimentales de la madre. Los ingresos diarios de energ铆a fueron < 1,800 Kcal.d铆a-1. Las grasas alimenticias representaron menos del 25% del ingreso energ茅tico diario de las mujeres. Un 铆ndice de masa corporal (IMC) < 23 Kg.m-2 en el momento de la captaci贸n del embarazo se traslad贸 hacia un bajo peso al nacer (OR = 0.01; IC 95%: 0.00 鈥 0.10; p < 0.05). Conclusiones: Los ingresos alimenticios y nutrimentales de las mujeres embarazadas son insuficientes en cantidad y calidad.
Abigalys L贸pez Gonz谩lez, Armando Rodr铆guez Su谩rez, Ahindris Calzadilla C谩mbara, Rebeca Fern谩ndez G贸mez
 PDF
 
Estado del soporte nutricional enteral hospitalario: Prescripci贸n vs. requerimientosJustificaci贸n: La satisfacci贸n de los requerimientos energ茅ticos (RE) del paciente sujeto a soporte nutricional enteral (SNE) debe orientarse a la preservaci贸n del estado nutricional. Se han reportado fallas en los vol煤menes infundidos de nutrientes enterales durante la conducci贸n del SNE. Objetivos: Evaluar si la prescripci贸n hospitalaria (PH) de la SNE cubre los RE del paciente internado. Dise帽o del estudio: Transversal, descriptivo. Serie de estudio: Veintinueve pacientes con edades mayores de 18 a帽os (Hombres: 69%; Edad promedio: 68.3 卤 16.7 a帽os) atendidos en
el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) 鈥淒r. Rodolfo Rossi鈥 (La Plata, Argentina) entre Enero del 2015 y Marzo del 2015 (ambos incluidos) y que recibieron SNE durante 3 d铆as (o m谩s) sin interrupciones. Materiales y m茅todos: Los RE de cada paciente se estimaron mediante la 鈥渞egla del pulgar鈥. Las cantidades prescritas del nutriente se calcularon de la velocidad de infusi贸n (como mililitros.hora-1) del nutriente enteral, tal y como estaba asentada en la hoja 鈥淚ndicaciones Terap茅uticas鈥 de la historia cl铆nica del paciente. Se consideraron 24 horas de infusi贸n continua, sin interrupciones, del SNE. El estado de satisfacci贸n de los RE se obtuvo del cociente PH/RE. El esquema SNE se juzg贸 como satisfactorio si el cociente PH/RE >= 80%. Resultados: Los RE promedio fueron de 1,743.6 卤 348.9 Kcal.24 horas-1. La PH promedio solo represent贸 el 84.4% de los RE estimados. En el 68.9% de las instancias la PH no satisfizo el RE calculado. En la mitad m谩s uno de las historias auditadas las cantidades prescritas del nutriente enteral no superaron el 80.0% de los RE. Conclusiones: La prescripci贸n de vol煤menes insuficientes del nutriente enteral dentro de un esquema SNE expone al paciente a un riesgo incrementado de desnutrici贸n. Los insuficientes vol煤menes prescritos pueden trasladarse a menores vol煤menes administrados. Se hace necesario identificar primero, y corregir despu茅s, las falencias detectadas
en el SNE; a la vez que mejorar el trabajo聽 interdisciplinario.
Mar铆a Paz Bettiol, Mar铆a de los Angeles Rose Cash Rasch, Agustina Fantinelli, Ver贸nica Lipovetzky, Andrea Delledonne, Cintia Etienne, Mar铆a Eugenia Iribarne, Ignacio Mend茅z, Magali Cortina
 PDF
 
Rol del personal de Enfermer铆a en la intervenci贸n nutricional del paciente quemadoLas complicaciones en el curso de la ruta cr铆tica del quemado se relacionan con la desnutrici贸n energ茅tica-nutrimental causada por/asociada a la respuesta a la agresi贸n aguda. Por esta raz贸n, este enfermo se integra dentro de los 鈥渄esnutridos intrahospitalariamente鈥. Conforme han avanzado los cuidados especializados del quemado, asimismo se ha complejizado el papel de la Enfermer铆a. La ampliaci贸n de las funciones de la Enfermer铆a para acomodar los cuidados de salud del quemado que requiere de apoyo nutricional ha hecho que esta especialidad param茅dica ocupe un papel protag贸nico dentro del equipo multidisciplinario de asistencia, pues la evoluci贸n del quemado depender谩 del 茅xito de la terapia nutricional, y 茅ste, a su vez, de los cuidados de enfermer铆a. Se realiz贸 un estudio descriptivo, prospectivo, para conocer el papel que desempe帽a el personal de enfermer铆a en el cumplimiento del proceso de intervenci贸n nutricional en el quemado extenso. El tiempo empleado en cada una de las acciones de enfermer铆a prescritas en el proceso de intervenci贸n nutricional fue medido en los pacientes ingresados por quemaduras de piel y tejidos subyacentes en el Servicio de Quemados, 聽Hospital Cl铆nico quir煤rgico 鈥淗ermanos Ameijeiras鈥 (La Habana, Cuba), entre Febrero del 2006 y聽 Junio del 2008. La efectividad del proceso de intervenci贸n nutricional se estim贸 de la tasa de cumplimiento del aporte energ茅tico prescrito, el comportamiento del peso al egreso, el tiempo de cicatrizaci贸n, la estad铆a en el Servicio, y la tasa de mortalidad. La mortalidad por-todas-las causas fue del 31.6%. La p茅rdida de peso durante la estancia del enfermo en el Servicio fue menor del 10.0%. La estad铆a se prolong贸 m谩s de lo esperado seg煤n la superficie corporal quemada en la tercera parte de la serie de estudio. Se calcul贸 en 6.3 horas.d铆a-1.paciente-1 el tiempo empleado en el completamiento de las acciones incluidas en el proceso de intervenci贸n nutricional, equivalente a la mitad del turno de trabajo. El personal de enfermer铆a tiene un papel protag贸nico en el cumplimiento del proceso de intervenci贸n nutricional en el quemado.
Carmen Maz贸n Via帽ez, Luz Marina Miquet Romero, Herm谩n Gonz谩lez Reyes, Manuel Benjam铆n Ricardo, Rosa Rodr铆guez Arrechea, Rafael Rodr铆guez Garcell
 PDF
 
Andr茅s Luciano Nicol谩s Martinuzzi, Eduardo Ferraresi Zarranz
 PDF
 
Sobre las interrelaciones entre la nutrici贸n y el envejecimientoCuba asiste al envejecimiento demogr谩fico como otro de los elementos integrados dentro de la transici贸n epidemiol贸gica global. En los 煤ltimos a帽os la expectativa de vida del ser humano se ha prolongado significativamente. Hoy las personas pueden esperar vivir igual n煤mero de a帽os tras rebasar los 50 a帽os de edad. Se comprende entonces el inter茅s y los esfuerzos de los investigadores por desentra帽ar las claves del envejecimiento prolongado, satisfactorio y exitoso en un planeta en el que este sector demogr谩fico ya ha alcanzado la octava parte de la poblaci贸n. El envejecimiento presupone la disminuci贸n con la edad de la capacidad de la econom铆a para sostener la constancia del medio interno y responder a la agresi贸n. Igualmente, el envejecimiento implica un riesgo incrementado de utilizaci贸n inapropiada de nutrientes y de desnutrici贸n. La asistencia de una poblaci贸n cada vez m谩s envejecida conlleva entonces la redefinici贸n de conceptos y t茅rminos corrientemente aceptados a fin de caracterizar lo mejor posible las necesidades de cuidados de este segmento poblacional. Dentro del proceso del envejecimiento se revisa la definici贸n de la ancianidad como el momento cronol贸gico en la vida del individuo en la que ocurre una reducci贸n (fisiol贸gica por dem谩s) del 60.0% (o superior) de cualquiera de varios indicadores del estado de salud y la composici贸n corporal. La definici贸n revisada de ancianidad tiene en cuenta tambi茅n los cambios que ocurren en el peso corporal y el tama帽o de los compartimientos corporales a medida que el sujeto envejece, sobre todo si se reconoce que la reducci贸n del 10.0% del peso corporal puede afectar la autonom铆a y el validismo del sujeto. La definici贸n de ancianidad se expande para incluir el 鈥渁nciano fr谩gil鈥, y as铆 se帽alar aquellos sujetos con una capacidad disminuida para responder a estresores de diverso tipo, y que, por consiguiente, requerir铆an cuidados especializados. Una mejor comprensi贸n del fen贸meno del envejecimiento conducir谩 a mejores intervenciones alimentarias y nutricionales, y con ello, una mejor calidad de vida del geronte y sus familiares.
Emilio Manuel Zayas Somoza, Vilma Fundora Alvarez
 PDF
 
La ense帽anza de la Nutrici贸n en las asignaturas del ciclo b谩sico de la carrera de Medicina en CubaIntroducci贸n: Las competencias en temas de Alimentaci贸n y Nutrici贸n del m茅dico graduado son reconocidas actualmente como indispensables para la promoci贸n de salud y la prevenci贸n de las enfermedades. Se percibe que la presencia de tales temas es insuficiente en los programas actuales de formaci贸n m茅dica. Objetivo: Evaluar la presencia de los contenidos de las ciencias de la Alimentaci贸n y la Nutrici贸n dentro del ciclo b谩sico de los programas de formaci贸n m茅dica en Cuba. Dise帽o del estudio: Se condujo una investigaci贸n cualitativa, descriptiva, de an谩lisis hist贸rico y documental de los objetivos y contenidos de Nutrici贸n dentro de las asignaturas del ciclo b谩sico de formaci贸n m茅dica en Cuba. M茅todos: Se revisaron los contenidos de Alimentaci贸n y Nutrici贸n incluidos dentro de las asignaturas del ciclo b谩sico de los programas de formaci贸n de la carrera de Medicina que se han implementado entre 1985 鈥 2017, junto con la pertinencia y la coherencia de los mismos, y la integraci贸n con el resto de las asignaturas. Resultados: Los contenidos de Alimentaci贸n y Nutrici贸n aparecen en los programas formativos implementados desde 1985 hasta la fecha. El plan C (1985 鈥 2016) contempl贸 4 unidades dentro de la asignatura 鈥淢etabolismo intermediario y su regulaci贸n鈥 del primer a帽o de la carrera de Medicina. La modificaci贸n del plan C (2005 鈥 2016) con la adopci贸n de la Morfofisiolog铆a como disciplina integradora de las Ciencias B谩sicas M茅dicas hizo que los contenidos de Nutrici贸n fueron transferidos hacia las asignaturas 鈥淚ntroducci贸n a la Medicina General Integral鈥 y 鈥淧romoci贸n de salud鈥 del primer a帽o de la carrera. El plan D (2016 鈥 2017) ha previsto la presencia de contenidos de Alimentaci贸n y Nutrici贸n dentro de la asignatura 鈥淢etabolismo y Nutrici贸n鈥 junto con un curso propio dedicado a la 鈥淣utrici贸n鈥. Conclusiones: En los 煤ltimos 30 a帽os de formaci贸n m茅dica la presencia de contenidos de Alimentaci贸n y Nutrici贸n ha sido irregular e insuficiente en el ciclo b谩sico de la carrera de Ciencias M茅dicas. El dise帽o curricular del plan D ha intentado superar estas insuficiencias mediante una mayor incorporaci贸n de estos contenidos, pero la ense帽anza de 茅stos todav铆a adolece de una escasa integraci贸n con el resto de las asignaturas formativas.
Ra煤l Fern谩ndez Regalado, Esmir Camps Calzadilla
 PDF
 
Sobre la nutrici贸n enteral y el fisiologismo gastrointestinalDurante mucho tiempo se ha tenido por descontada la 鈥渟uperioridad鈥 fisiol贸gica de la nutrici贸n enteral (NE) sobre la nutrici贸n parenteral. La NE (entendida como la
administraci贸n de nutrientes con una composici贸n聽 qu铆mica definida a trav茅s de un acceso colocado en el tracto gastrointestinal) debe ser la primera intervenci贸n nutricional en un paciente en el que no concurre contraindicaci贸n alguna para el uso del tracto digestivo.
Sin embargo, el supuesto superior fisiologismo de la NE puede oscurecer el hecho que esta terapia obvia la fase cef谩lica de la digesti贸n y la absorci贸n intestinales. En a帽os recientes se ha reconocido la importante contribuci贸n de la fase cef谩lica a la mejor recepci贸n y digesti贸n de los alimentos, y la absorci贸n de los nutrientes en ellos contenidos. El fen贸meno alimentario se inicia desde el mismo momento en que el sujeto anticipa la llegada del alimento. Complejas se帽ales neurohormonales conectan simult谩neamente el enc茅falo, el est贸mago, el intestino delgado y las gl谩ndulas accesorias del tracto gastrointestinal para asegurar no solo una correcta absorci贸n intestinal sino
adem谩s el disfrute del acto de comer. La exclusi贸n de la fase cef谩lica del fisiologismo intestinal pudiera explicar la falla en renutrirse de pacientes con esquemas prolongados de NE no volitiva. En todo paciente sujeto a NE no volitiva se deben prescribir medidas para la rehabilitaci贸n de la v铆a oral tan pronto como sea posible. En casos seleccionados, se debe estimular al enfermo a degustar sorbos del nutriente antes de la infusi贸n del mismo. Igualmente, se debe recomendar la administraci贸n de esquemas c铆clicos de NE para simular la alternancia entre los per铆odos pre- y post-pandriales. De esta manera, cabe esperar una mayor efectividad terap茅utica de la NE no volitiva y una superior tolerancia a largo plazo.
Luis Alberto Nin Alvarez, Sergio Santana Porb茅n
 PDF
 
La anemia ferrop茅nica. Diagn贸stico, tratamiento y prevenci贸nLa anemia ferrop茅nica es la carencia nutrimental m谩s extendida en Cuba. Los reci茅n nacidos, las mujeres lactantes, las embarazadas, las mujeres en edad reproductiva, los escolares con edades entre 1 鈥 5 a帽os, y los ancianos se encuentran entre los subgrupos
demogr谩ficos m谩s vulnerables a los estados deficitarios de hierro. La anemia ferrop茅nica resulta de la incapacidad del organismo de mantener la constancia del pool corporal de hierro ante p茅rdidas incrementadas y/o ingresos diet茅ticos insuficientes. La anemia ferrop茅nica tambi茅n puede ser causada por la deficiente utilizaci贸n perif茅rica del hierro absorbido. La consejer铆a nutricional acerca de c贸mo incorporar mayores cantidades de hierro bioabsorbible pudiera ser una herramienta efectiva de intervenci贸n en los cuadros
carenciales de hierro. Se han desplegado programas de suplementaci贸n mineral orientados a la mujer en edad reproductiva. La industria farmac茅utica nacional ofrece
varios suplementos del mineral para la correcci贸n de los estados deficitarios. Se conducen en el pa铆s programas de protecci贸n nutrimental de poblaciones vulnerables mediante la fortificaci贸n con hierro de alimentos de amplio consumo popular. El m茅dico de asistencia
debe pesquisar activamente la presencia de cuadros carenciales de hierro, y recomendar las acciones correctivas requeridas. Igualmente, el m茅dico de asistencia debe evaluar la efectividad de las intervenciones hechas. Una mejor comprensi贸n del metabolismo, distribuci贸n y utilizaci贸n del hierro diet茅tico mediante programas de educaci贸n continuada debe traducirse en un mejor afrontamiento de este problema de salud, y con ello, la reducci贸n de las tasas corrientes de anemia ferrop茅nica.
Estela Gigato Mesa
 PDF
 
Rescatando al huevo original: El Concepto ColumbusLa composici贸n y el balance original de las grasas presentes en la dieta, factores de reconocido impacto en la salud y la calidad de vida, han ido cambiando a medida que el hombre ha evolucionado, pero de manera significativa en los 煤ltimos 160 a帽os. La dieta moderna muestra una tendencia creciente a la ingesti贸n excesiva de grasas saturadas y poli-insaturadas 蠅6 y un marcado d茅ficit en el consumo de 蠅3, lo que incide sustancialmente en el incremento de las enfermedades cr贸nicas no transmisibles, fundamentalmente cardio- y cerebro-vasculares, las que ocupan lugares preponderantes entre las principales causas de muerte que agobian a la humanidad. A modo de ilustraci贸n, la relaci贸n original en la dieta de 蠅6:蠅3 estimada en 1:1, hoy en d铆a se comporta con un 铆ndice alarmante de 15-20:1. Los incontables esfuerzos y recursos invertidos por la comunidad cient铆fica internacional en el campo de la nutrici贸n muestran hoy un enfoque fundamentalmente dirigido hacia el inter茅s creciente de los consumidores en los beneficios que en t茅rminos de salud y calidad de vida puedan ofrecerles los alimentos disponibles, entre los que lamentablemente a煤n se observa la marcada presencia de los denominados 鈥渁limentos chatarra鈥 y el empleo de grasas 鈥渢rans鈥. El Concepto Columbus庐 permite rescatar el huevo original a partir de su balanceada composici贸n lip铆dica. La aplicaci贸n de esta tecnolog铆a, desarrollada por investigadores de Belovo SA, compa帽铆a belga devenida ahora en BNL foods Internacional, en diferentes sectores de la nutrici贸n humana y animal, ofrece la posibilidad real de obtener alimentos con marcados beneficios para la salud y la calidad de vida a partir del correcto balance de sus grasas, en un escenario de amplia colaboraci贸n internacional nucleada por el CPI Columbus Paradigm Institute, entidad de BNL foods International. La colaboraci贸n de BNL foods International en Cuba, con una fuerte base cient铆fico-t茅cnica e industrial, abre perspectivas importantes para la producci贸n en el pa铆s de alimentos y suplementos nutrac茅uticos con un importante aporte de 蠅3, y un adecuado balance 蠅6:蠅3.
Sergio Galeano Rodr铆guez
 PDF
 
La Educaci贸n en el Trabajo dentro del plan de estudio de la Licenciatura de Nutrici贸n en CubaLa Educaci贸n en el Trabajo (ET) es la forma fundamental de organizaci贸n del proceso docente-educativo en la carrera de la Licenciatura en Nutrici贸n, y ofrece m茅todos y t茅cnicas de trabajo de las Ciencias de la Nutrici贸n tanto para la atenci贸n m茅dico-hospitalaria como comunitaria. La ET se ha estructurado dentro del curriculum base de la Licenciatura con 2,714 horas (52.5% del fondo de tiempo) a trav茅s de las disciplinas integradoras de 鈥淣utrici贸n鈥 e 鈥淗igiene de los Alimentos鈥, que tienen como objeto de trabajo el estado nutricional del individuo y la inocuidad de los alimentos, respectivamente. La disciplina 鈥淣utrici贸n鈥 consta de 2,786 horas (Horas-clase: 376, Horas-ET: 2,410); mientras que la disciplina 鈥淗igiene de los Alimentos鈥 tiene 622 horas (Horas-clases: 354, Horas-ET: 304). Las modalidades de la ET utilizadas en el dise帽o de la carrera son el trabajo epidemiol贸gico e higi茅nico, la visita a instituciones hospitalarias y consultorios del M茅dico de la Familia, las actividades de la Administraci贸n de salud, y la visita a viviendas e instituciones de la comunidad. Los tipos principales de la ET incluyen la entrega de guardia, el pase de visita, la atenci贸n ambulatoria, la discusi贸n diagn贸stica, la atenci贸n m茅dico-quir煤rgica, la vigilancia alimentario-nutricional, y la actividad comunitaria. Se establecieron requisitos para tutores y estudiantes en los escenarios docentes, junto con el sistema de evaluaciones frecuentes, parciales y finales. La ET ofrece las t茅cnicas y tecnolog铆as necesarias para asegurar el objetivo de la carrera, as铆 como los m茅todos m谩s avanzados para el trabajo del nutricionista una vez graduado. Se recomienda la ejecuci贸n de otros tipos y modalidades de ET seg煤n las regiones del pa铆s, y las problem谩ticas
espec铆ficas de salud que se encuentren en los territorios.
Tamara D铆az Lorenzo, Alexander Gonz谩lez Dom铆nguez, Ahindris Calzadilla Cambara, Pedro Morej贸n Mart铆n, Adalys Fleitas 脕vila, Armando Rodr铆guez Su谩rez
 PDF
 
Elementos 1 - 25 de 51 1 2 3 > >> 
Consejos de b煤squeda:
  • Los t茅rminos de b煤squeda no distinguen entre may煤sculas y min煤sculas
  • Las palabras comunes ser谩n ignoradas
  • Por defecto, s贸lo aquellos art铆culos que contengantodos los t茅rminos en consulta, ser谩n devueltos (p. ej.: Y est谩 impl铆cito)
  • Combine m煤ltiples palabras conO para encontrar art铆culos que contengan cualquier t茅rmino; p. ej., educaci贸n O investigaci贸n
  • Utilice par茅ntesis para crear consultas m谩s complejas; p. ej., archivo ((revista O conferencia) NO tesis)
  • Busque frases exactas introduciendo comillas; p.ej, "publicaciones de acceso abierto"
  • Excluya una palabra poniendo como prefijo - o NO; p. ej. -pol铆tica en l铆nea o NO pol铆tica en l铆nea
  • Utilice * en un t茅rmino como comod铆n para que cualquier secuencia de caracteres concuerde; p. ej., soci* moralidad har谩 que aparezcan aquellos documentos que contienen "sociol贸gico" o "social"