Nutrici√≥n enteral precoz en el paciente con lesiones complejasEl inter√©s de introducir nuevas pautas terap√©uticas en la atenci√≥n del paciente con lesiones complejas ha motivado el estudio y desarrollo de esquemas novedosos de apoyo metab√≥lico y nutricional. En los √ļltimos a√Īos se ha podido comprobar que el paradigma de la Nutrici√≥n enteral precoz mejora el pron√≥stico de los pacientes con lesiones complejas. Las experiencias acumuladas en Cuba con esta modalidad de apoyo nutricional son escasas. Es por esta raz√≥n que se presenta esta revisi√≥n sobre las caracter√≠sticas de la Nutrici√≥n enteral precoz, y las ventajas y desventajas esperadas de la aplicaci√≥n de la misma. Se mencionan las experiencias extra√≠das de ensayos cl√≠nicos y estudios experimentales. Se concluye que la Nutrici√≥n enteral precoz ha mostrado ventajas importantes en la evoluci√≥n de los pacientes con lesiones complejas, entre las que se pueden mencionar la disminuci√≥n de la morbi-mortalidad, la reducci√≥n de la estad√≠a hospitalaria, y el acortamiento del tiempo de ventilaci√≥n mec√°nica. Como es de esperar, todas estas bondades traen consigo una disminuci√≥n destacada de los costos hospitalarios. Si bien la implementaci√≥n de los esquemas de Nutrici√≥n enteral precoz puede requerir de recursos materiales y humanos, el costo de instalaci√≥n de los mismos no empa√Īa los beneficios tangibles que se obtienen en la evoluci√≥n del paciente con lesiones complejas.
Wilfredo Hernández Pedroso, Ernesto Chávez Rodríguez
 PDF
 
Sobre la cuantificaci√≥n de los remanentes de f√≥rmulas enterales administradas en un hospital guatemalteco de tercer nivelIntroducci√≥n: La nutrici√≥n enteral (NE) es una terapia efectiva en el sost√©n del estado nutricional del paciente hospitalizado ante situaciones de requerimientos nutricionales elevados y/o imposibilidad del uso de la v√≠a oral. Sin embargo, numerosos factores pueden interferir en la gesti√≥n de los esquemas hospitalarios de NE. La cuantificaci√≥n de los remanentes de las f√≥rmulas enterales prescritas puede indicar el estado del esquema NE. Objetivo: Cuantificar los remanentes de las f√≥rmulas enterales prescritas a los pacientes atendidos en un hospital de tercer nivel de Ciudad Guatemala. Locaci√≥n del estudio: Centro M√©dico Militar (CMM) de la ciudad de Guatemala (Guatemala). Dise√Īo del estudio: Prospectivo, Transversal, Descriptivo. Serie de estudio: Treinta y cuatro pacientes (Hombres: 70.6%; Edad promedio: 71.0 ¬Ī 19.5 a√Īos) atendidos en 9 (Medicina Interna: 44.1%) de los 11 servicios de hospitalizaci√≥n durante el mes de Abril del 2018. M√©todos: Los remanentes (mililitros) de las f√≥rmulas enterales prescritas se distribuyeron seg√ļn el servicio de hospitalizaci√≥n y la causa de interrupci√≥n del esquema NE. Resultados: La v√≠a oral se us√≥ en el 82.4% de las instancias. Las f√≥rmulas especializadas para diab√©ticos fueron las m√°s prescritas (52.9%). El 41.7% de las f√≥rmulas conten√≠an fructooligosac√°ridos (FOS) en la composici√≥n qu√≠mica. Se cuantificaron 12,300 mililitros de remanentes de f√≥rmulas enterales (Rango: M√≠nimo: 460 mL vs. M√°ximo: 4,405 mL) en los 9 servicios inspeccionados: Medicina Interna: 39.1% de los vol√ļmenes acumulados; Cuidados Intensivos: 35.8%; Cirug√≠a General: 14.5%; y Geriatr√≠a: 10.6%; respectivamente. Seg√ļn la causa de la interrupci√≥n del esquema NE la cuant√≠a del remanente de la f√≥rmula enteral se distribuy√≥ como sigue (en orden descendente): Problemas de administraci√≥n de la f√≥rmula enteral por parte del personal de Enfermer√≠a: 33.8% del volumen acumulado; Problemas mec√°nicos con la v√≠a de acceso: 24.2%; Sensaci√≥n de llenura: 23.7%; Suspensi√≥n del esquema NE por completamiento de alg√ļn procedimiento: 16.9%; Diarreas: 6.1%; Aversi√≥n al sabor y la textura de la preparaci√≥n: 5.7%; Suspensi√≥n del esquema NE por fallecimiento del paciente: 3.0%; y N√°useas y/o v√≥mitos: 2.0%; respectivamente. Se acumularon 1,810 mL de remanentes de f√≥rmulas enterales debido a causas no documentadas de interrupci√≥n del esquema NE prescrito. Los remanentes cuantificados pueden representar hasta 16 d√≠as de suplementaci√≥n enteral, y 6 d√≠as de un esquema NE completa. Conclusiones: Se recomienda la revisi√≥n del esquema NE hospitalario a fin de maximizar la infusi√≥n de las cantidades prescritas de las f√≥rmulas enterales, y minimizar con ello las interrupciones y las p√©rdidas de nutrientes.
Claudia Maza Moscoso, Marcela Barillas Basterrechea, Génesis Díaz de León, Beatriz Montufar Landaverry, Valeria Rossal Pérez, Miriam Sucely Corado López
 PDF
 
Desarrollo de una Unidad Pedi√°trica de Nutrici√≥n Enteral siguiendo las pautas para la creaci√≥n de grupos de apoyo nutricionalEn este trabajo se describe el dise√Īo y la actuaci√≥n de la UPNE Unidad Pedi√°trica de Nutrici√≥n Enteral anexa al Servicio de Gastroenterolog√≠a del Hospital Pedi√°trico Universitario ‚ÄúJuan Manuel M√°rquez‚ÄĚ (La Habana, Cuba) para la conducci√≥n de esquemas de Nutrici√≥n enteral a los ni√Īos hospitalizados en riesgo de desnutrici√≥n. La estructura, organizaci√≥n y funcionamiento de la UPNE se modelaron a partir de los principios elaborados por el GAN Grupo de Apoyo Nutricional del Hospital Cl√≠nico-Quir√ļrgico ‚ÄúHermanos Ameijeiras‚ÄĚ (La Habana, Cuba), verticalizado en la atenci√≥n de adultos. Los resultados alcanzados con la UPNE se ilustran mediante la evoluci√≥n de 415 ni√Īos atendidos entre 2000-2004, comparada con la de 395 ni√Īos no sujetos a Nutrici√≥n enteral. La intervenci√≥n de la UPNE result√≥ en un acortamiento de la estad√≠a hospitalaria, un menor n√ļmero de d√≠as de antibioticoterapia, y consumo disminuido de antibi√≥ticos y complementarios de laboratorio. Conclusiones: Es posible aplicar los principios del trabajo-en-equipo propuestos por el GAN del Hospital ‚ÄúHermanos Ameijeiras‚ÄĚ en el desarrollo de UPNE dentro de hospitales pedi√°tricos, a fin de favorecer la evaluaci√≥n integral y temprana del estado nutricional del ni√Īo, la r√°pida recuperaci√≥n nutricional, la disminuci√≥n de la morbilidad y la mortalidad del ni√Īo con alto riesgo nutricional, y la integraci√≥n de los directivos de salud al equipo m√©dico de trabajo, todo ello con vistas a mejorar la gesti√≥n cl√≠nico-gerencial hospitalaria.
Rafael Jim√©nez Garc√≠a, Eduardo Sagar√≥ Gonz√°lez, Ronoel Pe√Īalver Vald√©s, Roberto Alvarez Fumero, Rafael Dom√≠nguez Jim√©nez, Mar√≠a Elena Trujillo Toledo, Sergio Santana Porb√©n
 PDF
 
Sobre el lugar y la efectividad de los √°cidos grasos w3 en la Nutrici√≥n artificialLas propiedades farmacol√≥gicas de los √°cidos grasos poliinsaturados de la serie w3 (AGPI-3) han sido explotadas en diversas aplicaciones de la Nutrici√≥n artificial. Los AGPI-3 se han incorporado en preparaciones enterales empleadas como adyuvantes de la citorreducci√≥n tumoral y la contenci√≥n de la inflamaci√≥n, la sepsis y la injuria. Los AGPI-3 tambi√©n se han utilizado como soluciones parenterales en situaciones cl√≠nico-quir√ļrgicas metab√≥licamente complejas como el trauma, la quemadura, y la injuria pulmonar aguda. La efectividad de los AGPI-3 como agentes farmacol√≥gicos vehiculados en una matriz nutrimental se ha establecido mediante modelos in vitro, tras experimentaci√≥n animal, y gracias a estudios en voluntarios sanos. La efectividad de los AGPI-3 tambi√©n se ha medido del acortamiento de la estad√≠a hospitalaria, la reducci√≥n de la duraci√≥n de la ventilaci√≥n mec√°nica, y la disminuci√≥n del uso de antibi√≥ticos; en los pacientes cr√≠ticamente enfermos, o aquellos que evolucionan despu√©s de una cirug√≠a de elevado impacto nutricional. Los AGPI-3 pueden aminorar la respuesta inflamatoria sist√©mica desatada tras la agresi√≥n, y proteger al endotelio y el alv√©olo del da√Īo pro-inflamatorio y pro-oxidante, asegurando as√≠ una mejor perfusi√≥n tisular por un lado, y una mejor ventilaci√≥n e intercambio de gases, por el otro. La administraci√≥n de las soluciones parenterales de AGPI-3 (como especies qu√≠micas √ļnicas o combinadas con otras familias de AGPI) es segura, y se asocia a una baja tasa de complicaciones. La efectividad de las preparaciones enterales que incorporan AGPI-3 depende de las caracter√≠sticas del r√©gimen de infusi√≥n, la v√≠a de administraci√≥n que se emplee, la dosis a instilar, la constancia del medio interno, y la tolerancia del enfermo. Lo anteriormente dicho no presupone que los AGPI-3 sean universalmente efectivos. Los grupos b√°sicos de trabajo deben elaborar pautas locales que sean trazables hasta las recomendaciones de los cuerpos de expertos y las sociedades profesionales para la elecci√≥n del mejor momento del uso de un producto contentivo de AGPI-3, la definici√≥n de los objetivos terap√©uticos a alcanzar con el mismo, las condiciones para el uso seguro, el seguimiento regular, y la verificaci√≥n del impacto logrado.
Alfredo Matos Adames
 PDF
 
La Nutrici√≥n Artificial en los hospitales de Cuba. Una actualizaci√≥nJustificaci√≥n: La segunda edici√≥n del Estudio ELAN Cubano de Desnutrici√≥n Hospitalaria (completada en el trienio 2012 ‚Äď 2014) revel√≥ que el 16.6% de los pacientes hospitalizados llenaba (al menos) una indicaci√≥n de apoyo nutricional. Se observaron, adem√°s, tasas superiores de implementaci√≥n de esquemas de apoyo nutricional entre los encuestados. Objetivo: Examinar el estado corriente de la utilizaci√≥n de las t√©cnicas de Nutrici√≥n artificial (NA) en los hospitales cubanos. Dise√Īo del estudio: Retrospectivo, anal√≠tico. Material y m√©todo: La base de datos del Estudio ELAN se escrut√≥ para recuperar datos sobre los esquemas NA administrados a los pacientes hospitalizados, las v√≠as de acceso y las soluciones de nutrientes empleadas, y el tiempo de duraci√≥n del esquema.¬† Resultados: La tasa actual de uso de la NA fue superior: ELAN 2001: 2.2% vs. ELAN 2012: 10.9% (D = +7.8%; p < 0.05). Los esquemas de NA se distribuyeron como sigue: Nutrici√≥n enteral: 7.8% vs. Nutrici√≥n parenteral: 5.0%. Los esquemas de Nutrici√≥n enteral utilizaron una sonda nasog√°strica para la infusi√≥n de nutrientes polim√©ricos por gravedad en el 94.4% de las instancias. La duraci√≥n promedio del esquema de Nutrici√≥n enteral fue de 9.0 ¬Ī 9.3 d√≠as. Por su parte, los esquemas de Nutrici√≥n parenteral se administraron por v√≠a central en el 70.0% de los casos. Las soluciones de Dextrosa fueron usadas como √ļnica fuente de energ√≠a en el 80.0% de los esquemas parenterales. La tasa corriente de uso de l√≠pidos parenterales fue menor: ELAN 2001: 40.9% vs. ELAN 2012: 18.3% (D = -22.6%; p = 0.05). En 4 de los esquemas de Nutrici√≥n parenteral se usaron bombas para la infusi√≥n de los nutrientes. La duraci√≥n promedio del esquema parenteral fue de 8.0 ¬Ī 9.2 d√≠as. No se pudo constatar en esta encuesta el uso de bolsas premezcladas de nutrientes, ni tampoco de mezclas todo-en-uno. Conclusiones: Se comprob√≥ una tasa superior de uso de la NA en los pacientes encuestados. Sin embargo, la prevalencia de insumos de alto valor tecnol√≥gico como sondas biocompatibles, bolsas premezcladas y bombas de infusi√≥n fue baja. Igualmente se constat√≥ una tasa disminuida de empleo de las soluciones parenterales de l√≠pidos. Recomendaciones: Se deben adoptar pol√≠ticas y acciones para la renovaci√≥n tecnol√≥gica de los esquemas hospitalarios de NA. Asimismo, se deben conducir programas de educaci√≥n continuada sobre el uso seguro de soluciones parenterales de l√≠pidos en el √°mbito hospitalario.
Sergio Santana Porbén
 PDF
 
Sobre el apoyo nutricional del paciente quemadoLa quemadura repercute en pr√°cticamente todos los dominios del estado de salud al desencadenar una dram√°tica respuesta a la agresi√≥n que puede conducir a la sepsis, la falla m√ļltiple de √≥rganos y la muerte. Los supervivientes pueden exhibir secuelas que requerir√°n tratamientos quir√ļrgicos especializados dilatados en el tiempo. El apoyo nutricional es indispensable en todo momento para asegurar la mejor respuesta del hu√©sped a la agresi√≥n y la reducci√≥n del riesgo de complicaciones junto al acortamiento de la estad√≠a hospitalaria; a la vez que el arraigo de los injertos de piel y el sost√©n de la reparaci√≥n y cicatrizaci√≥n tisulares. Debe reconocerse el hipermetabolismo que acompa√Īa a la quemadura. Se requiere evaluar continuamente la capacidad del hu√©sped de sostener el estado nutricional del uso de la v√≠a oral y de utilizar adecuadamente los nutrientes aportados. El apoyo nutricional debe iniciarse tan pronto culmine la resucitaci√≥n y la reanimaci√≥n del quemado, y se asegure la estabilidad hemodin√°mica y la perfusi√≥n tisular. Si bien la v√≠a oral deber√≠a preferirse para alimentar al paciente, la colocaci√≥n de sondas nasoenterales podr√≠a ser necesaria en muchos de ellos para evitar baches en la provisi√≥n de nutrientes. La prescripci√≥n diet√©tica podr√≠a complementarse con nutrientes enterales de alta densidad energ√©tica en aras de satisfacer los elevados requerimientos nutricionales constatados en el quemado. Se han descrito dietas de inmunomodulaci√≥n que incorporan antioxidantes, glutamina y nucle√≥tidos para uso en el
apoyo nutricional del quemado, pero los resultados obtenidos con su administraci√≥n han sido mixtos. La implementaci√≥n de esquemas de nutrici√≥n parenteral obligar√≠a a discutir sobre las mejores (posibles) v√≠as de acceso en un enfermo que puede mostrar lesiones corporales extensas. Las complicaciones que se originen de la implementaci√≥n y conducci√≥n de las terapias nutricionales deben ser identificadas tempranamente, corregidas adecuadamente, y prevenidas en √ļltima instancia. La complejidad cl√≠nico-metab√≥lica de la quemadura justifica el dise√Īo,
implementación y gestión de un programa de intervención alimentaria, nutrimental y metabólica
en el Servicio de Quemados que provea a los grupos básicos con pautas y normas de actuación en
cada momento de la evolución del paciente.
Alejandro Torres Amaro, Rafael Jiménez García
 PDF
 
Estado de la calidad de los cuidados nutricionales en una unidad de terapia intensiva neonatalLas demoras en el inicio de la provisi√≥n de cuidados nutricionales a un reci√©n nacido que as√≠ lo necesite lo expone innecesariamente a una situaci√≥n de urgencia metab√≥lica que altera profundamente los mecanismos de regulaci√≥n homeost√°tica del medio interno, con los consiguientes efectos delet√©reos a corto y largo plazo sobre el estado nutricional. El presente estudio se condujo para evaluar el estado de la provisi√≥n de cuidados nutricionales a los reci√©n nacidos atendidos en la Unidad de Terapia Intensiva Neonatal (UTIN) del Hospital Gineco-obst√©trico de Guanabacoa (La Habana, Cuba) durante el quinquenio 2000-2004. Se obtuvieron datos sobre el estado nutricional de los reci√©n nacidos atendidos en la UTIN, los problemas de salud concurrentes, las necesidades nutrimentales estimadas, y el estado de los esquemas de Nutrici√≥n artificial y Apoyo nutricional instalados corrientemente en el reci√©n nacido. El estudio revel√≥ progresi√≥n de la p√©rdida de peso del reci√©n nacido durante el tiempo de permanencia en la UTIN, comienzo tard√≠o del apoyo nutricional, baja tasa de utilizaci√≥n de t√©cnicas de Nutrici√≥n parenteral en los ni√Īos en los que la v√≠a oral estaba suspendida 72 horas (o m√°s), e incremento del n√ļmero de ni√Īos desnutridos al egreso de la UTIN. Se emitieron recomendaciones sobre el dise√Īo e implementaci√≥n de los protocolos pertinentes de evaluaci√≥n del estado nutricional, el momento del inicio del apoyo nutricional, el dise√Īo, instalaci√≥n, mantenimiento, monitoreo y retiro de los esquemas de Nutrici√≥n artificial, y el uso oportuno y correcto de soluciones parenterales de l√≠pidos.
Alina Gonz√°lez Hern√°ndez, Lourdes Pupo Portal
 PDF
 
Estado del soporte nutricional enteral hospitalario: Prescripci√≥n vs. requerimientosJustificaci√≥n: La satisfacci√≥n de los requerimientos energ√©ticos (RE) del paciente sujeto a soporte nutricional enteral (SNE) debe orientarse a la preservaci√≥n del estado nutricional. Se han reportado fallas en los vol√ļmenes infundidos de nutrientes enterales durante la conducci√≥n del SNE. Objetivos: Evaluar si la prescripci√≥n hospitalaria (PH) de la SNE cubre los RE del paciente internado. Dise√Īo del estudio: Transversal, descriptivo. Serie de estudio: Veintinueve pacientes con edades mayores de 18 a√Īos (Hombres: 69%; Edad promedio: 68.3 ¬Ī 16.7 a√Īos) atendidos en
el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) ‚ÄúDr. Rodolfo Rossi‚ÄĚ (La Plata, Argentina) entre Enero del 2015 y Marzo del 2015 (ambos incluidos) y que recibieron SNE durante 3 d√≠as (o m√°s) sin interrupciones. Materiales y m√©todos: Los RE de cada paciente se estimaron mediante la ‚Äúregla del pulgar‚ÄĚ. Las cantidades prescritas del nutriente se calcularon de la velocidad de infusi√≥n (como mililitros.hora-1) del nutriente enteral, tal y como estaba asentada en la hoja ‚ÄúIndicaciones Terap√©uticas‚ÄĚ de la historia cl√≠nica del paciente. Se consideraron 24 horas de infusi√≥n continua, sin interrupciones, del SNE. El estado de satisfacci√≥n de los RE se obtuvo del cociente PH/RE. El esquema SNE se juzg√≥ como satisfactorio si el cociente PH/RE >= 80%. Resultados: Los RE promedio fueron de 1,743.6 ¬Ī 348.9 Kcal.24 horas-1. La PH promedio solo represent√≥ el 84.4% de los RE estimados. En el 68.9% de las instancias la PH no satisfizo el RE calculado. En la mitad m√°s uno de las historias auditadas las cantidades prescritas del nutriente enteral no superaron el 80.0% de los RE. Conclusiones: La prescripci√≥n de vol√ļmenes insuficientes del nutriente enteral dentro de un esquema SNE expone al paciente a un riesgo incrementado de desnutrici√≥n. Los insuficientes vol√ļmenes prescritos pueden trasladarse a menores vol√ļmenes administrados. Se hace necesario identificar primero, y corregir despu√©s, las falencias detectadas
en el SNE; a la vez que mejorar el trabajo  interdisciplinario.
María Paz Bettiol, María de los Angeles Rose Cash Rasch, Agustina Fantinelli, Verónica Lipovetzky, Andrea Delledonne, Cintia Etienne, María Eugenia Iribarne, Ignacio Mendéz, Magali Cortina
 PDF
 
Ivonne Martín Hernández, Anay Cordero Eiriz
 PDF
 
Suplementos vitamino-minerales y nutrientes enterales como adyuvantes de la citorreducci√≥n no quir√ļrgica en leucemias y procesos linfo-proliferativosLa citorreducci√≥n no quir√ļrgica en leucemias y procesos linfoproliferativos implica la administraci√≥n de quimioterapia sola/combinada con radioterapia para la inducci√≥n de remisi√≥n de la enfermedad. Estos tratamientos deprimen la actividad anti-oxidante natural de la econom√≠a, depletan los dep√≥sitos tisulares de micronutrientes, causan anorexia, y eventualmente conducen al enfermo a la caquexia y la desnutrici√≥n. A pesar de estos efectos adversos, se discute todav√≠a la efectividad de la suplementaci√≥n vitamino-mineral y la Nutrici√≥n enteral volitiva como coadyuvantes de la citorreducci√≥n no quir√ļrgica en las leucemias y otros procesos linfoproliferativos. Las evidencias experimentales acumuladas en a√Īos recientes permiten afirmar que la administraci√≥n de micronutrientes, est√©n √©stos contenidos en preparaciones farmacol√≥gicas individuales o combinadas, o formando parte de diferentes soluciones enterales, pueden sinergizar la acci√≥n anti-neopl√°sica de los tratamientos citorreductores, aminorar los efectos adversos de tales terapias, y proteger a la c√©lula sana de los da√Īos colaterales propios de la quimioterapia y/o radioterapia. Las discusiones corrientes se centran en las dosis a administrar del micronutriente, y la superioridad terap√©utica de uno sobre otro(s). La incorporaci√≥n de la suplementaci√≥n vitamino-mineral y la Nutrici√≥n enteral volitiva dentro del tratamiento m√©dico de las leucemias y los procesos linfoproliferativos pudiera servir para asegurar la efectividad de la citorreducci√≥n tumoral, incrementar la calidad de vida percibida por el enfermo y los familiares, e incluso, reducir el riesgo de ocurrencia de reca√≠das y met√°stasis.
Luis Garcés García-Espinosa
 PDF
 
Alimentaci√≥n y nutrici√≥n en el ni√Īo con enfermedades oncohematol√≥gicasLa mortalidad asociada al c√°ncer es todav√≠a elevada en determinadas edades y grupos √©tnicos, a pesar de las tecnolog√≠as terap√©uticas disponibles, y las tasas incrementadas de supervivencia documentadas para algunos tipos de tumores. La mortalidad podr√≠a depender del tipo de tumor: en los pa√≠ses altamente industrializados se ha observado una disminuci√≥n progresiva de la mortalidad asociada a las leucemias, pero no as√≠ en los tumores s√≥lidos. En los pa√≠ses en v√≠as de desarrollo, con un insuficiente desarrollo t√©cnico-econ√≥mico, como Guatemala, donde la desnutrici√≥n afecta a m√°s del 50% de los ni√Īos reci√©n diagnosticados de c√°ncer, la mortalidad asociada a esta enfermedad suele ser mucho m√°s elevada. La relaci√≥n nutrici√≥n‚Äďc√°ncer ha sido discutida extensamente, lo que ha permitido establecer que el estado nutricional del ni√Īo enfermo de c√°ncer influye tanto sobre la morbilidad y mortalidad, como la calidad de vida. La desnutrici√≥n en el ni√Īo enfermo de c√°ncer es frecuente en los estadios avanzados, bien sea por lo invasivo del tratamiento citorreductor conducido, o la pobre respuesta al apoyo nutrimental. La alimentaci√≥n constituye la piedra angular del tratamiento del ni√Īo oncol√≥gico, y los equipos b√°sicos de atenci√≥n m√©dica deben ser educados en las Buenas Pr√°cticas de la prescripci√≥n diet√©tica. Se hace √©nfasis en la importancia de la Nutrici√≥n enteral personalizada, administrada y supervisada por los Grupos hospitalarios de Apoyo Nutricional. Finalmente, se avanzan intervenciones agresivas mediante accesos enterales para la infusi√≥n de alimentos modificados en consistencia y textura y/o nutrientes en aquellos pacientes en los que concurra el S√≠ndrome de caquexia-anorexia tumoral.
Rafael Jiménez García, Ricardo Cabanas Armadas, Raquel Fernández Nodarse, José Valdés Marín, Sergio Santana Porbén
 PDF
 
Andrés Luciano Nicolás Martinuzzi, Eduardo Ferraresi Zarranz
 PDF
 
Sobre la nutrici√≥n enteral y el fisiologismo gastrointestinalDurante mucho tiempo se ha tenido por descontada la ‚Äúsuperioridad‚ÄĚ fisiol√≥gica de la nutrici√≥n enteral (NE) sobre la nutrici√≥n parenteral. La NE (entendida como la
administración de nutrientes con una composición  química definida a través de un acceso colocado en el tracto gastrointestinal) debe ser la primera intervención nutricional en un paciente en el que no concurre contraindicación alguna para el uso del tracto digestivo.
Sin embargo, el supuesto superior fisiologismo de la NE puede oscurecer el hecho que esta terapia obvia la fase cef√°lica de la digesti√≥n y la absorci√≥n intestinales. En a√Īos recientes se ha reconocido la importante contribuci√≥n de la fase cef√°lica a la mejor recepci√≥n y digesti√≥n de los alimentos, y la absorci√≥n de los nutrientes en ellos contenidos. El fen√≥meno alimentario se inicia desde el mismo momento en que el sujeto anticipa la llegada del alimento. Complejas se√Īales neurohormonales conectan simult√°neamente el enc√©falo, el est√≥mago, el intestino delgado y las gl√°ndulas accesorias del tracto gastrointestinal para asegurar no solo una correcta absorci√≥n intestinal sino
además el disfrute del acto de comer. La exclusión de la fase cefálica del fisiologismo intestinal pudiera explicar la falla en renutrirse de pacientes con esquemas prolongados de NE no volitiva. En todo paciente sujeto a NE no volitiva se deben prescribir medidas para la rehabilitación de la vía oral tan pronto como sea posible. En casos seleccionados, se debe estimular al enfermo a degustar sorbos del nutriente antes de la infusión del mismo. Igualmente, se debe recomendar la administración de esquemas cíclicos de NE para simular la alternancia entre los períodos pre- y post-pandriales. De esta manera, cabe esperar una mayor efectividad terapéutica de la NE no volitiva y una superior tolerancia a largo plazo.
Luis Alberto Nin Alvarez, Sergio Santana Porbén
 PDF
 
Nutrici√≥n enteral del paciente con afecciones oncopedi√°tricas personalizada en el hogarAntecedentes: La Nutrici√≥n enteral es indudablemente el m√©todo de elecci√≥n en el apoyo nutricional artificial, en virtud de su car√°cter fisiol√≥gico y la amplitud de escenarios en donde puede administrarse. Objetivo: Conocer el impacto de una metodolog√≠a para la¬† proyecci√≥n comunitaria de la Nutrici√≥n enteral hospitalaria sobre indicadores selectos del estado nutrimental y metab√≥lico de ni√Īos con afecciones onco-hematol√≥gicas. Dise√Īo del estudio: Retrospectivo, anal√≠tico. Pacientes: Diecis√©is ni√Īos (Enfermedades linfoproliferativas: 11; Tumores s√≥lidos: 5) atendidos entre Enero del 2013 y Enero del 2014 en el Hospital Pedi√°trico ‚ÄúJuan Manuel M√°rquez‚ÄĚ, La Habana (Cuba) seg√ļn el r√©gimen de nutrici√≥n enteral personalizada en el domicilio. M√©todos: Se evalu√≥ el cambio en los indicadores antropom√©tricos y bioqu√≠micos selectos del estado nutricional del ni√Īo ocurrido al a√Īo de la admisi√≥n en el mismo. Resultados: Los ni√Īos con tumores s√≥lidos mostraron inicialmente mayores p√©rdidas de peso y menores ingresos energ√©ticos. Se¬† observ√≥ mejor√≠a del estado nutricional en ambos subgrupos, y ganancia significativa de peso: Enfermedades linfo-proliferativas: 3.6 -/+ 1.4 Kg vs. Tumores s√≥lidos: 1.3 -/+ 0.4 Kg. La colocaci√≥n de una gastrostom√≠a seguida de la administraci√≥n de f√≥rmulas artesanales complementadas con soluciones polim√©ricas est√°ndar fue el esquema m√°s efectivo de apoyo nutricional, y con el que se consigui√≥ una mayor ganancia de peso. Conclusiones: El soporte enteral personalizado en el hogar mejora efectivamente el estado nutricional del ni√Īo con enfermedades¬† oncol√≥gicas.
Rafael Jiménez García, José Valdés Marín, Lázaro Alfonso Novo, Sergio Santana Porbén, Raquel Fernández, Loreta Peón Bertot, Orestes Chagues Leiva, Jorge Luis Pedraye Mantilla, María Caridad González Carrasco
 PDF
 
El Grupo de Apoyo Nutricional integrado dentro del eje de la gerencia hospitalaria. Resultados e impactoJustificaci√≥n: El Grupo hospitalario de Apoyo Nutricional (GAN) ha sido propuesto para la provisi√≥n de cuidados nutricionales al ni√Īo hospitalizado. Con este fin, el GAN establece relaciones longitudinales con los servicios hospitalarios emisores de los pedidos de apoyo nutricional. Las limitaciones de este modelo longitudinal de actuaci√≥n han llevado a la integraci√≥n del GAN dentro del eje de la gerencia hospitalaria. La adopci√≥n de un nuevo paradigma de actuaci√≥n debe permitir un mejor desempe√Īo del GAN. Material y m√©todo: Los resultados y el impacto del GAN una vez integrado en el eje de la gerencia hospitalaria se examinaron del n√ļmero de ni√Īos atendidos por la Unidad Pedi√°trica de Nutrici√≥n Enteral (UPNE) adscrita al GAN, las cantidades y costos de los nutrientes consumidos, y el n√ļmero de enfermos egresados tempranamente para la conducci√≥n en el domicilio de programas personalizados de apoyo nutricional enteral. Resultados: La integraci√≥n del GAN en el eje de la gerencia hospitalaria result√≥ en un mayor n√ļmero de servicios atendidos, un consumo mayor de unidades de nutrientes enterales, y un incremento de los ni√Īos egresados tempranamente para la conducci√≥n de esquemas domiciliarios de apoyo nutricional. Concomitantemente, los costos de los programas de apoyo nutricional enteral se incrementaron. No obstante, la tasa de incremento de los costos fue menor que el aumento observado en las prestaciones. Los costos incrementados de operaci√≥n del GAN se amortizaron con los ahorros logrados del egreso temprano del ni√Īo. Conclusiones: La integraci√≥n del GAN en el eje de la gerencia hospitalaria puede significar un mayor alcance e impacto de las terapias hospitalarias de apoyo nutricional. El incremento de los costos de operaci√≥n del GAN puede amortizar con los ahorros resultantes del egreso temprano del ni√Īo.
Rafael Domínguez Jiménez, Rafael Jiménez García, Rafael Antonio Broche Moreira, Sergio Santana Porbén
 
Soporte nutricional enteral personalizado en el hogar: Hacia una integraci√≥n en los cuidados nutricionales ambulatoriosAntecedentes: La nutrici√≥n enteral domiciliaria constituye una forma eficaz de tratamiento del ni√Īo enfermo cr√≥nicamente con riesgo nutricional aumentado. Objetivo: Demostrar, mediante una metodolog√≠a que integra los niveles primario y secundario de la Atenci√≥n de Salud, que el Soporte Enteral Personalizado en el hogar es una alternativa viable para la nutrici√≥n enteral domiciliaria en Pediatr√≠a. Pacientes y m√©todos: Entre el Primero de Noviembre del 2009 y el 23 Noviembre del 2010 (ambos inclusive) se incluyeron 15 ni√Īos (Edades: 1 ‚Äď 18 a√Īos) dentro del Programa de Soporte Enteral Personalizado de la UPNE Unidad Pedi√°trica de Nutrici√≥n Enteral del Hospital Pedi√°trico Universitario ‚ÄúJuan Manuel M√°rquez‚ÄĚ (Marianao, La Habana, Cuba). Los ni√Īos egresaron seg√ļn el paradigma del ingreso a domicilio con un programa de actividades y cuidados a ejecutar en el hogar por los familiares debidamente entrenados. La UPNE se encarg√≥ del aseguramiento de los insumos, y verific√≥ de forma continua en el tiempo el cumplimiento del programa de cuidados alimentarios y nutricionales. Resultados: El Soporte Enteral Personalizado en el hogar mediante la integraci√≥n de los niveles primario y secundario de la Atenci√≥n de Salud permiti√≥ disminuir la frecuencia de desnutrici√≥n cr√≥nica en un 33%, y acortar significativamente la estad√≠a hospitalaria, con una mejor gesti√≥n de los insumos disponibles. Conclusiones: El Soporte Nutricional Personalizado en el hogar constituye una alternativa viable para la nutrici√≥n enteral en pacientes cr√≥nicamente enfermos que cursan con deficiencias nutricionales, y que permite mejor√≠a del estado nutricional y la calidad de vida, y una estad√≠a hospitalaria acortada.
Rafael Jim√©nez Garc√≠a, Jorge Garc√≠a-Bango Chabau, Sergio Santana Porb√©n, Evelio P√©rez Mart√≠nez, Eduardo Pi√Īeiro Gonz√°lez, Indira S√°nchez Ferr√°s, Alejandro Torres Amaro
 PDF
 
Elementos 1 - 16 de 16
Consejos de b√ļsqueda:
  • Los t√©rminos de b√ļsqueda no distinguen entre may√ļsculas y min√ļsculas
  • Las palabras comunes ser√°n ignoradas
  • Por defecto, s√≥lo aquellos art√≠culos que contengantodos los t√©rminos en consulta, ser√°n devueltos (p. ej.: Y est√° impl√≠cito)
  • Combine m√ļltiples palabras conO para encontrar art√≠culos que contengan cualquier t√©rmino; p. ej., educaci√≥n O investigaci√≥n
  • Utilice par√©ntesis para crear consultas m√°s complejas; p. ej., archivo ((revista O conferencia) NO tesis)
  • Busque frases exactas introduciendo comillas; p.ej, "publicaciones de acceso abierto"
  • Excluya una palabra poniendo como prefijo - o NO; p. ej. -pol√≠tica en l√≠nea o NO pol√≠tica en l√≠nea
  • Utilice * en un t√©rmino como comod√≠n para que cualquier secuencia de caracteres concuerde; p. ej., soci* moralidad har√° que aparezcan aquellos documentos que contienen "sociol√≥gico" o "social"